Archivo diario julio 2, 2018

PorPAH_Bcn

Pasemos a la acción ¡Paremos la subasta!

El próximo 5 de Julio la Generalitat de Cataluña quiere subastar 47 inmuebles procedentes de herencias intestadas.

Mientras en la calle cada día somos más las que nos dejamos la piel, organizándonos desde el apoyo mutuo para hacer frente a la gentrificació, la expulsión de las vecinas y la carencia de vivienda asequible, la Generalitat actúa como un especulador más. La propia Generalitat   se comprometió el 2016 a no subastar más inmuebles heredados. Ahora, lejos de aquel compromiso, ha decidido subastarlos y, por lo tanto, ponerlos al servicio de los buitres. Sin duda la peor decisión de las posibles en un momento donde la ampliación del parque de habitado- ge público asequible es una necesidad social incuestionable por nadie.

Esta decisión es una declaración de guerra a todas aquellas que sufrimos la exclusión habitacional. Vivimos en un país donde la vivienda pública a duras penas supera el 1%, donde casi una cuadragésima de familias pierden su vivienda cada día, y donde el aumento del precio del alquiler nos expulsa de nuestros pueblos, barrios y ciudades, destruyendo así nuestros vínculos, nuestras comunidades y en definitiva nuestras vidas.

Ante este ataque, no podíamos quedarnos con los brazos cruzados. En las últimas semanas hemos sido capaces de poner, mediante la denuncia y la acción directa, este conflicto en el centro del debate político, y esto ha empezado a tener resultados. La expropiación directa mediante la ocupación de uno de las viviendas por parte del Sindicato de barrio de Poble Sec, o el hecho que el Gobierno haya cedido ante la presión de las vecinas del Gótico y retire de la subasta el edificio de la calle de la Llibreteria 16, donde se sitúa el emblemático Mesón del Café, nos demuestra que sí que se puede. El derecho a la vivienda tiene que ser siempre una prioridad, las limitaciones legales son excusas.

Ahora, pero, hace falta que damos un paso más allá. Nuestro objetivo es parar la subasta, y para conseguirlo haremos el que haga falta. ¡No permitiremos que el patrimonio de todas vaya a parar a manos de los buitres!

Hagamos un llamamiento a todas aquellas que, lejos de quedarse mirando con resignación como la ofensiva especulativa destroza nuestras vides, han decidido hacerle frente. Hagamos   un llamamiento a ir más allá de la denuncia y el simbolismo, para evitar juntas que esta subasta pueda celebrarse.

Exigimos que se pare inmediatamente TODA la subasta, que la Generalitat abandone la práctica de vender las viviendas que hereda, y que se comprometa a ampliar el parque de vivienda de alquiler público y asequible.

El día 5 de Julio demostrémoslos nuestra fuerza, ¡paremos la Subasta!

Juntas lo podemos todo!

Adhiérete!