Archivo diario noviembre 13, 2018

PorPAH_Bcn

Una vez más queda patente que los ritmos de la Administración no están a la altura de las necesidades de las familias desahuciadas

Es alarmante tener una mesa de emergencia con una lista de espera de 489 familias, con tiempos de espera que ya superan el año y medio y la Administración solo reaccione a paso lento ante la presión de la PAH

Hoy, martes 13 de noviembre de 2018, PAH Barcelona nos hemos vuelto a reunir con los responsables de la Mesa de emergencia, en la calle de la Diputació, 92,  para que nos informaran de los avances que habían realizado, ante el creciente colapso de la lista de espera de la Mesa de emergencia desde que nos reunimos por última vez y logramos que pusieran sobre la mesa medidas concretas, en las que la Generalitat se comprometió a:

  • Ceder 4 millones de euros al Ayuntamiento en los próximos 3 años, que servirían para conseguir 100 viviendas a través de convenios con Habitat 3
  • Abrir una nueva línea de crédito para financiar la compra, con tanteo y retracto, de pisos de la banca, que garantizara 400 viviendas de aquí a finales de año para cubrir la lista de espera de la Mesa de emergencia

Han pasado cuatro meses de ese encuentro y dos desde que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona hicieron público su plan de choque, pero seguimos con una Mesa de emergencia más colapsada que nunca y sin ver avances en cómo hacer efectivo dicho plan mientras las familias siguen  siendo desahuciadas sin realojo garantizado, en una demostración de que los tiempos de la Administración no están a la altura y totalmente alejados de la realidad.

Hablamos de casi 500 familias desahuciadas o con orden de desahucio, que tienen que esperar hasta un año y medio para acceder al piso de emergencia que les corresponde por ley. Hablamos de familias obligadas a sufrir una orden de desahucio tras otra hasta ser expulsadas definitivamente de sus hogares sin más alternativa que una pensión, un albergue o una habitación de hotel, en el mejor de los casos un piso puente, pero siguen esperando ese piso que nunca llega, mientras son sometidas a unas estrictas normas de convivencia que tampoco les permiten llevar una vida digna y normal.

A pesar del anuncio de ese plan de choque para lograr los pisos que las familias necesitan, en su momento ya fuimos críticas y denunciamos la falta de un calendario claro y conciso de ejecución  y exigimos una reunión para que nos contaran en profundidad cómo iban a llevarlo a cabo. Así como el hecho urgente e imprescindible, de que Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona busquen más soluciones para que no se vuelva a saturar la mesa una vez resuelta la lista de espera, y también pasar a pensar cómo llegamos al 15% que marca la ley y demos respuesta a las 35.000 familias inscritas en  registro de VPO. Una reunión que ha tenido lugar hoy con unos resultados bastante insatisfactorios.

Cuatro meses después de comprometerse a movilizar 100 pisos con Habitat 3 aún no se han firmado los acuerdos para hacer esto efectivo. 100 pisos  que podrían estar ya dando solución a 100 familias.

Sobre el tanteo y retracto, parece que algo se está avanzando y ya se tiene intención de comprar. De 700 pisos, han podido visitar 100 y parece ser que entre Generalitat y Ayuntamiento han confirmado la compre de 60, estamos a la espera de qué sucede con los 600 restantes. Al mismo tiempo el BBVA, que firmó un convenio con la Generalitat para entregar 1.800 pisos, no ha entregado la partida de julio con 300 pisos más, y nada parece indicar que tengan intención de hacerlo. Una muestra más de la actitud de la banca que no solo hace las cosas de cara a la galería, sino que se dedica a poner trabas para evitar cualquier avance en derechos sociales. Exigimos a la Generalitat que denuncie públicamente al BBVA y que no nos utilice a nosotras para ello. Igualmente exigimos al Ayuntamiento de Barcelona que haga lo mismo con Caixabank, entidad con la que firmaron en febrero de 2016 un acuerdo para entregar 50 pisos y casi tres años después solo ha entregado 30. Nosotras denunciamos la inacción de la Administración permitiendo que los bancos sean capaces de reírse de ellos de esta manera, y forzarles al cumplimiento de los convenios firmados.

Cerberus ya está afilándose las garras para comprar los pisos del BBVA y empezar a desahuciar masivamente cuando los tenga en su poder, ya que el 80% están ocupados. Antes de que esto ocurra, exigimos a Generalitat y Ayuntamiento para que hagan la mayor compra posible.

Desde la PAH seguiremos atentas y presionando, como hemos hecho hasta ahora, para que esta situación se solucione lo antes posible, ya que si algo ha quedado demostrado es que sin presión la Administración no solo no se mueve, sino que Generalitat y Ayuntamiento son incapaces de sentarse para trabajar con un objetivo común: dar una respuesta rápida y eficaz a la emergencia habitacional que sufrimos. No podemos seguir permitiendo que los tiempos administrativos estén tan alejados de la realidad y de la urgencia que viven las familias que no pueden esperar más.

Teniendo confirmada una partida de 40 millones de euros para la compra de pisos vía tanteo y retracto, esperamos que esta sea efectiva antes de fin de año y se amplíe considerablemente el parque de vivienda social para cubrir la emergencia.