Archivo diario febrero 22, 2019

PorPAH_Bcn

10 años de la PAH, 10 años por el derecho a la vivienda

Este 2019 celebramos 10 años del movimiento y empoderamiento ciudadano en defensa de los Derechos Humanos

Hoy 22 de febrero de 2019 se cumplen 10 años de la primera asamblea que la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca realizamos en Barcelona. 10 años de lucha por el derecho a la vivienda desde el estallido de la gran estafa, mal llamada crisis, que nos trajo la especulación y la burbuja inmobiliaria, orquestada por el Gobierno y la banca de este país.

Este fin de semana en Barcelona se llevará a cabo la 25ᵃ asamblea estatal. Más de 400 personas de todo el Estado nos damos cita en el Ateneu Popular de Nou Barris para trabajar y consensuar nuevos retos y la organización del movimiento. Además hemos querido conmemorar estos 10 años de lucha colectiva con unos conciertos abiertos a la ciudadanía que empezarán a las 23h. ¡Vente antes que estaremos por allí!

Nos hubiera gustado no existir, ni entonces ni ahora. Eso significaría que el derecho a la vivienda estaría garantizado, pero la realidad en el territorio español es muy diferente: más de 700.000 ejecuciones hipotecarias en estos 10 años, 280 desahucios al día, tan solo un 1,2% de vivienda pública en el conjunto del Estado, y miles de familias que se dirigen a los Servicios Sociales sin ninguna alternativa habitacional. Frente a esta realidad vemos cómo, a lo largo de estos años, las leyes han podido cambiarse para dar más privilegios a los bancos y a los fondos buitre, inyectando más de 70.000M de € de dinero público para rescatar a bancos que desahucian, y en cambio dejando a las familias en la calle sin una solución habitacional.

Gracias a la PAH, durante estos 10 años nos hemos organizado y empoderado colectivamente. Hemos parado miles de desahucios en la puerta de familias que iban a ser injustamente expulsadas de sus casas. Literalmente hemos salvado vidas. Hemos ocupado entidades bancarias y de la Administración pública para señalarlos como responsables y exigir, a su vez, medidas que realmente tengan en cuenta los derechos de las personas. Hemos impulsado leyes e iniciativas autonómicas tan importantes como la Ley 24/2015 contra la emergencia habitacional y la pobreza energética, que hoy mismo vuelven a estar vigentes los 2 articulos más importantes que la banca y el PP daban por sentenciados. ¿Qué mejor cumpleaños podemos tener? 🙂 Hemos hecho escraches, para señalizar a los culpables, hemos incidido en nuestros municipios, consiguiendo cambios de paradigmas, como en la moción para conseguir un 30% de vivienda pública en Barcelona y ahora exportarla a toda Cataluña y al resto del Estado. Hemos sido capaces de hacer una Propuesta de Ley estatal: la Ley vivienda PAH que seguiremos exigiendo después de las próximas elecciones. La PAH durante estos 10 años ha seguido su actividad en frenética lucha diaria, en cada rincón del Estado donde hay una PAH, para demostrar que el derecho a la vivienda se conquista. Y vaya si lo hemos conquistado: parando desahucios por hipoteca, alquiler u ocupación cada día, consiguiendo miles de daciones en pago, condonaciones de deuda, alquileres sociales y recuperando pisos vacíos de la banca y fondos buitre. Si miramos atrás, la realidad da vértigo. Podemos estar bien orgullosas. Pero en la PAH somos cansinas, muy cansinas, exigentes y nada complacientes, y por eso miramos al futuro con fuerza. La fuerza de las familias para seguir conquistando el derecho a la vivienda. La siguiente cita a corto plazo es conseguir un Real Decreto Ley (RDL) bajo el lema «por el derecho a la vivienda», y exigir al nuevo Gobierno que salga de las elecciones del 28 de abril legislar:
la Ley vivienda PAH.

No queremos dejar de agradecer a las miles de personas y colectivos que han estado, siguen estando y estarán poniendo su granito de arena en esta gran familia que es la PAH.

Hoy más que nunca tenemos claro que “no es una crisis, es una estafa”. Sabemos que somos mayoría, y que si nos organizamos tenemos mucho más poder del que nos habían hecho creer. Entre todas hemos demostrado que ¡SÍ SE PUEDE!

Sigamos haciendo posible lo imposible

#10añosPAH

PorPAH_Bcn

Nuevo órdago social contra La Sareb

Las PAHs catalanas exigen al banco malo la movilización de sus viviendas, no para uso de la especulación, sí para alquileres sociales y cesión a la Administración pública para ampliar el parque de vivienda asequible

Las Pahs Catalanas se movilizan con el objetivo claro de obtener Recuperadores de la Sareb con poder de decisión en Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona. A día de hoy se está negando toda negociación a las familias que quieren un alquiler social con la SAREB, cuya única respuesta es derivarlas a las oficinas de Altamira que se encuentran en Madrid, sin darles más datos, teléfonos o correos de con quién poder interlocutar para alcanzar una solución. Esta respuesta está llevando a centenares de familias a la exclusión residencial, familias a las que se les está negando su derecho a una vivienda.

Desde el estallido de la crisis en 2008, en un marco en que el gobierno aseguraba que teníamos «el sistema financiero más sólido de la comunidad internacional», la emergencia habitacional no ha hecho más que aumentar. Entre 2010 y 2012, el Estado español inyectó más de 61 millones de euros de dinero público, de nuestro dinero, para rescatar a la banca. ¿El resultado? Una concentración de capital en manos de unos pocos, que tras la venta y absorción de entidades, no ha hecho más que aumentar el beneficio de la banca, mientras se atenta contra los derechos más básicos de la ciudadanía, que ha visto en estos años cómo se les arrebataban sus hogares a causa de unas leyes criminales, para que pasaran a engrosar la cartera de especulación. Una ciudadanía empujada a la precariedad, a la persecución judicial, a la espada de Damocles ante un posible desahucio o a sufrirlo ‒a día de hoy se siguen produciendo 183 desahucios diarios,  mientras vemos cómo el dinero »prestado» a la banca nunca será devuelto. 

A esto lo llaman “limpiar” o “sanear” el sistema financiero, y dentro de este proceso de »limpieza» se creó la Sareb. La Sareb es conocida como el banco malo, pero en realidad es una inmobiliaria de “activos tóxicos” con los despojos de la burbuja inmobiliaria, de las entidades rescatadas con dinero público. Estos “activos tóxicos” son viviendas acabadas o medio acabadas sin vender, la deuda de promotores y constructoras fallidas, son viviendas que habían pasado a manos de la banca, desahucio tras desahucio, subasta tras subasta.

La Sareb, la inmobiliaria más grande de Europa, es una entidad  45% pública mientras el otro 55% es de las entidades rescatadas (por lo que la mayor parte de su dinero también es de todas). Pero en vez de garantizar el derecho a la vivienda para cientos de miles de ciudadanos que se encuentran en la calle, su objetivo es vender sus activos con un 15% de beneficio antes de 2027, como demuestra la venta producida a finales de 2018 de Témpore, que gestiona un parque de miles de viviendas en alquiler, a los fondos buitre estadounidenses TPG y Are. Esta operación llega en un momento en el cual todos los indicadores alertan sobre un nuevo recalentamiento del mercado inmobiliario, menos de una década después del estallido de la burbuja inmobiliaria que hundió la economía española desatando una crisis cuyos efectos aún perduran. La apuesta por viviendas de alquiler, con la introducción de nuevas modalidades de comercialización como los pisos turísticos alquilados por días o semanas, convierte a los inmuebles en un bien de inversión rentista que nuevamente está elevando los precios de la vivienda a niveles propios de 2010.

Todo esto ocurre mientras el Gobierno no pone ni una solución para aumentar el irrisorio 2% de parque publico de vivienda. El Gobierno, incapaz de dar solución a la emergencia habitacional por la falta de vivienda, pero que sigue permitiendo que las entidades financieras tengan en sus manos más de 3.500.000 de pisos vacíos. Soluciones que tienen sobre la mesa gracias a la autoorganización de la ciudadanía, que sufre las consecuencias de esta falta de voluntad política. Soluciones que ya han demostrado su eficacia gracias a la Ley 24/2015 catalana. Una ley que marca la obligatoriedad de ofrecer un alquiler social y a ceder las viviendas a la Administración pública antes de un desahucio. Una ley que el gran benefactor de la especulación, el Partido Popular, quiso cargarse en 2016 con un recurso de anticonstitucionalidad, pero que gracias a la presión social hemos recuperado recientemente.

Ante el fallo reciente del Constitucional del levantamiento de los artículos suspendidos de la Ley 24/2015, queremos recordarle a la Sareb que están obligados como grandes tenedores a ofrecer un alquiler social. Exigimos se garantice nuestro derecho a una vivienda, queremos que la Sareb deje de ningunearnos, nos escuche, nos atienda y cumpla lo que dicta la Ley. No queremos seguir en el ostracismo, queremos recuperadores claros con quienes interlocutar y poner soluciones.

La ciudadanía ya hemos pagado bastante, ahora llegó el momento de que las viviendas de la Sareb sirvan para dar vida a la gente y no para alimentar a los fondos buitre y a la especulación. Son pisos que se han pagado con dinero público, el nuestro, por eso llevamos mucho tiempo diciéndolo: la Sareb es nuestra. Y por eso mismo reclamamos la cesión de sus pisos al parque público de vivienda, que cesen los desahucios de las familias que habitan pisos del banco malo, y un alquiler social para las familias que han recuperado parte de estas viviendas al no tener más alternativa que esta o la calle. Gracias a nuestra Obra Social PAH y recuperando bloques enteros en manos de la Sareb, demostramos que la ciudadanía organizada puede hacer temblar a Goliat. Bloques en los que centenares de personas pueden vivir dignamente aunque de forma irregular, a la espera de la voluntad por parte de la Sareb, a abrir una mesa de negociación que les permita regularizar su situación. Ya logramos estas demandas con bloques recuperados por la PAH, que gracias a la presión social fueron cedidos a la Generalitat y logramos que todas las familias que los habitaban consiguieran sus contratos de alquiler social en las mismas viviendas, pudiendo así mantener el sentimiento de comunidad.

La acción de hoy da un paso más en la campaña #PorDerechoAVivienda, iniciada por la PAH y los Sindicatos de Inquilinas e Inquilinos el pasado lunes 18 de febrero, pensada para poner la vivienda en el centro del debate y lograr un Decreto Ley antes de la finalización de esta legislatura, que realmente proteja a las familias, pinche la burbuja y garantice proyectos de vida bajo un techo asequible y estable.

Basta de especulación, de casas sin gente, de gente sin casa, y una medida para poder hacer esto efectivo es tener:

#RecuperadoresDeLaSareb