Archivo mensual abril 15, 2021

PorPAH_Bcn

Gracias a la presión social se ha ampliado 3 meses la moratoria de desahucios Estatal

Ayer se anunciaba una noticia muy importante en el Congreso: «la moratoria de desahucios se alargará 3 meses a partir de mayo». Desde la PAH creemos que era esencial hacerlo y celebramos que el Gobierno Estatal haya dado este paso evitando así el #TsunamiDeDesnonaments Nuevamente la presión social marca el rumbo.

 

Desde la PAH exigimos una moratoria de desahucios permanente y soluciones estructurales qu epossin fin a la lacra de los desahucios obligan a bancos y grandes tenedores a hacer alquileres sociales a las familias vulnerables. A por la #inicitaivaLeyVivienda

 

PorPAH_Bcn

En pleno estado de alarma y con una moratoria de desahucios la PAH de Barcelona continuamos parándolos

Exigimos medidas antidesahucios de urgencia una vez finalizado el estado de alarma

Jueves 8 de abril de 2021

Esta semana la PAH de Barcelona hemos parado 2 desahucios en puerta de dos familias monomarentales: Yolanda y Anny ‒de Sareb y BBVA, respectivamente. A las dos las han querido desahuciar junto con sus hijos. Como muchas personas vulnerabilizadas, Anny se ha visto obligada a ocupar un piso, en este caso del BBVA, ya que no ha podido acceder a una vivienda de alquiler con los 600 € que ingresa del trabajo. Lleva en el piso desde 2019 y nunca se ha negado a pagar un alquiler adecuado a sus ingresos. ¿Qué otra alternativa le queda? En el caso de Yolanda ha sido engañada con un falso contrato de alquiler.

Desde la PAH de Barcelona hemos conseguido parar los desahucios y exigimos al BBVA y a la Sareb que hagan un alquiler social a las familias. Sabemos que la filial del BBVA Haya Real Estate se excusa en que el Tribunal Constitucional, a petición del PP y la banca, anuló parte del Decreto ley 17/2019, que ampliaba los supuestos de acceso a los alquileres sociales obligatorios previstos en la Ley 24/2015. La PAH de Barcelona tenemos claro que lo que estamos exigiendo es de justicia social y sentido común: obligar a los bancos responsables de la estafa hipotecaria y rescatados con dinero público a hacer alquileres sociales a las familias vulnerables.

Por nuestra parte seguimos trabajando para legislar de nuevo en el Parlament de Catalunya una ley antidesahucios, que recupere los artículos anulados por el Tribunal Constitucional, y exigiendo al Gobierno del Estado una ley de vivienda que contemple las medidas que la PAH propone. Hasta que estas medidas no sean efectivas continuaremos confrontando a los bancos y fondos de inversión para que hagan alquileres sociales y condonen las deudas ilegítimas de las familias.

El pasado 10 de marzo, los Juzgados de Primera Instancia de Barcelona publicaron un acuerdo de unificación de criterios donde claramente se especifica que los jueces, ante un desahucio de familia vulnerabilizada sin alternativa habitacional, tienen tres alternativas:
Suspenderlo basándose en el decreto ley catalán (DL 37/2020), conforme al principio de especialidad y territorialidad del Derecho Civil de Catalunya;
Suspenderlo de acuerdo con el real decreto-ley estatal (RDL 37/2020), conforme al principio de prevalencia previsto en el artículo 149.3 de la Constitución.
Plantear una cuestión de inconstitucionalidad en relación con cualquiera de las dos normas.

Por lo tanto, nuestra guía para suspender desahucios en Catalunya sigue siendo válida y hay que aprovecharla.

Como hemos advertido, el próximo 9 de mayo puede finalizar el estado de alarma y con él caería la medida antidesahucios que la PAH consiguió en diciembre de 2020. Exigimos al Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos que decrete una nueva medida para ampliar la vigencia del Real Decreto-ley 37/2020, ya que tenemos claro que vendrá una avalancha sin precedentes de desahucios en plena pandemia y no podemos consentirlo.

PorPAH_Bcn

450 desahucios de familias vulnerables entre el 18 de enero y el 28 de febrero en Barcelona

El reciente informe del Ayuntamiento de Barcelona sobre los desahucios en la ciudad nos dejan unas cifras escalofriantes. Entre el 18 de enero y el 28 de febrero de 2021 se han producido más de 450 desahucios, con más de 1.500 personas afectadas, donde el 37% de estas son menores de edad, todo ello teniendo en cuenta que durante el estado de alarma tenemos la moratoria de desahucios tanto estatal como autonómica. ¿Qué pasará cuando se levante el estado de alarma?

Los datos son significativos: el 50% de los desahucios han sido de casos de grandes propietarios, el 68% han sido para casos de alquiler y el 32% por situaciones de ocupaciones en precario. Además, el 90% de estos se han podido parar también gracias a la fuerza y apoyo de los colectivos en defensa de la vivienda que estamos día a día junto a las familias que más lo necesitan.

La situación, una vez pase el estado de alarma, será dramática. En Catalunya, con la Ley 24/2015, hemos conseguido parar miles de desahucios. Pero una vez más el PP, con la complicidad de la banca y los grandes especuladores, consiguieron que el Tribunal Constitucional anulara las mejoras conseguidas con el Decreto Ley 17/2019 que corresponsabilizaba a ofrecer soluciones a las familias antes de desahuciarlas.

Exigimos al nuevo Gobierno de la Generalitat todo su compromiso y voluntad política a restituir estas medidas que fueron aprobadas en el Parlament de Catalunya y que pararán miles de desahucios. Es necesaria la aprobación urgente de una nueva ley que restituya las medidas antidesahucios anuladas.

En el ámbito estatal es necesario también aprobar una “Ley Vivienda” que garantice el derecho a ella, deteniendo los desahucios sin alternativa y que amplíe el parque público de vivienda social, al tiempo que regule los alquileres y garantice los suministros básicos. Desde las entidades sociales ya hemos trasladado estas medidas y no nos detendremos hasta hacerlas efectivas. Con más de un millón de desahucios en el Estado español desde 2008 tenemos que decir basta de una vez por todas a este sufrimiento a las familias.

La crisis de la COVID-19 está generando aún más precariedad. Son muchas las familias que se acercan a nuestras asambleas preocupadas, viendo que no pueden hacer frente a su hipoteca, alquiler, o que se han visto obligadas a recuperar una vivienda sin ninguna otra alternativa. Sabemos que es cuestión de voluntad política, se necesitan leyes valientes que estén a la altura de la grave situación.

Desde la PAH no nos detendremos hasta conseguirlo.