Archivo de categoría Comunicados

PorPAH_Bcn

El PDECat presenta una proposición de Ley de desahucio exprés en los casos de ocupación sin garantizar realojo

La ocupación no es el problema, sino la consecuencia de no hacer políticas públicas para garantizar el derecho a la vivienda

Este martes el PDECat presenta una Proposición de Ley en el Congreso de los Diputados que nos alarma y que queremos denunciar, exigiendo una rectificación para que no tire adelante. La proposición de ley incluye medidas para replicar el desahucio exprés de los alquileres de la ministra Carme Chacón y de Rajoy, pero en este caso sobre las viviendas de administraciones, entidades sociales o de personas físicas, ocupadas. De aprobarse permitiría desahuciar automáticamente sin alternativa habitacional a una familia que esté ocupando el piso desde el mismo momento de la notificación de la demanda, sin mostrar la más mínima preocupación por las causas o por el hecho de arrojar a la pura calle a familias sin alternativa habitacional

Esta proposición de ley se votará pocos días después de publicarse los datos del Consejo General del Poder Judicial, unos datos que cerraban el año 2016 con más de 60.000 desahucios, una media de 166 desahucios diarios en España. Según estas cifras, el 22% de los desahucios se producen en Cataluña, ámbito de actuación principal del PDECat. Pero estos datos son incompletos, ya que no contabilizan los «desahucios silenciosos» (abandono prematuro de la vivienda por la presión del desahucio), o los miles de familias desahuciadas por ocupación en precario. Familias que se han visto obligadas a ocupar porque no existen alternativas, hecho que es responsabilidad también de la administración que las ha abandonado a la hora de proteger su derecho a la vivienda. España es el miembro de la UE con menos vivienda social (2%), con más vivienda vacía (3,44 millones) y con más desahucios. El 13,7% del parque de viviendas está vacío y tenemos el 31% del total de vivienda vacía en Europa (11 millones).

En la exposición de motivos el PDECat disfraza de lucha contra «fenómenos mafiosos» la propuesta de ley. También dice proteger a los pequeños propietarios de supuestos «profesionales de la ocupación» a los que hay que frenar, también en la vivienda pública o gestionada por entidades sociales. Estas medidas no van a solucionar el problema que dicen querer resolver: ni para los propietarios de las viviendas, ni en relación a las mafias. El proyecto de ley no incluye ni una sola medida contra las mafias: para frenarlas hay que denunciarlas y erradicarlas a través de la actuación de los cuerpos de seguridad y de la justicia. No sirve poner el foco sobre las personas que, desesperadas y desprotegidas, caen en la estafa. De hecho por muy rápido que las desahucies, si se ven de nuevo en la calle y sin alternativa, no tendrán más remedio que ocupar de nuevo.

Además la mayoría de ocupaciones actuales son en vivienda vacía proveniente de desahucios de la banca o en manos de grandes tenedores. Por otro lado: la administración ya dispone de mecanismos administrativos efectivos para recuperar la vivienda pública y adjudicarla a quién toque. Y no creemos que las entidades sociales quieran estigmatizar aún más a quien sufre.

Por último, y lo más importante: esta propuesta elude la única solución real al problema: garantizar el derecho a la vivienda. O lo que es lo mismo: acabar con las deudas de por vida, detener los desahucios, dar vivienda de alquiler social a quién lo necesita, manteniendo a las familias en ellas en vez de desahuciarlas y cediendo el parque vacío para su su uso social; obligando a la banca y a los grandes tenedores a asumir su responsabilidad, y asumiendo los Gobiernos y las Administraciones la suya de no dejar nadie en la cuneta.

Es conocida la campaña de la PAH de la Obra Social que defiende la recuperación ciudadana de aquellas viviendas vacías en manos de entidades financieras, de las que se ha desahuciado a miles de familias o permanecen vacías a la espera de hacer aún más negocio sin tan siquiera devolver nada a cambio de los rescates.

Aunque el Proyecto de Ley del PDECat no se refiere a las viviendas de la banca, todo el mundo sabe que nadie escoge acceder a una vivienda en precario si tiene una alternativa real, legal y asequible. Por lo que, tratar burda e irresponsablemente de poner el foco en el eslabón más débil y desproteger judicialmente aún más a las familias que no tienen otra alternativa que ocupar una vivienda, es un grave error.

Como aún no se atreven a criminalizar a quienes ocupan pisos de bancos porque la opinión pública lo defiende, atacan a las que, con la misma desesperación ocupan vivienda pública, de entidades sociales o de personas físicas. Primero esto y después puede venir la criminalización de las familias que recuperan pisos vacíos de la banca y de paso, se fomenta la «guerra entre pobres». Cuando estalló la burbuja ya hubo intentos de culpabilizar a los deudores de las hipotecas para eludir las responsabilidades de las leyes criminales y de la estafa bancaria («no pagan porque no quieren» o «nadie le puso una pistola en la cabeza para que firmara»). Parece que ahora les toca a las familias que, desesperadas, ocupan viviendas.

¿Por qué no presentan una proposición de ley este mismo martes para conseguir la soluciones reales, aprobando la dación en pago retroactiva, acabar con todos los desahucios de vivienda habitual y dar alquiler social para quién lo necesita?

Es obvio que son los bancos y los grandes tenedores los grandes responsables de la emergencia habitacional y que hay obligarlos a asumir las soluciones. Pero mientras esto no ocurra, son las administraciones las últimas garantes de los derechos fundamentales. Y más cuando durante años no se han hecho las leyes y las políticas de vivienda que ahora permitirían actuar como toca

Hay propuestas legislativas que, más que buscar solucionar a un problema real, parece que sirvan para gesticular y contentar ciertos sectores. Quizá lo que le pasa al PDEcat es que la dura realidad y la presión ciudadana no le ha dejado otra opción que apoyar medidas que siempre había rechazado; y ahora con este gesto quieren contentar a los de siempre, no sea que defendieran más de la cuenta los derechos de la mayoría. Jugar con la cohesión social y la estigmatización de los más pobres para ello es muy irresponsable. Veremos que hacen el resto de grupos del Congreso.

Mientras no se garantice el derecho a la vivienda de forma efectiva, y no se ataquen las causas reales del problema y sus responsables, existirá el caldo de cultivo para que las familias sufran, las pequeñas mafias ganen y algunos pequeños propietarios tengan problemas.

La solución real es proteger el derecho a la vivienda, en especial movilizando la vivienda vacía de la banca. Si se hace, nadie tendría que ocupar viviendas para no vivir en la calle.

PorPAH_Bcn

La PAH: 8 años de lucha colectiva

Hace algo más de 8 años, el mensaje reinante era que nos hipotecásemos, que el ladrillo nunca perdería valor, que alquilar era tirar el dinero, se negaba está mal llamada crisis, hace 8 años se decía que algunas habían estirado más el brazo que la manga, se decía que las cosas son así y no se pueden cambiar.

Pero hace 8 años también paso otra cosa, un grupo de «locas», con experiencias previas en el activismo por el derecho a la vivienda, como V de Vivienda, las Oficinas de Derechos Sociales o el movimiento okupa, empezaron a pensar como organizase con las familias que no podrían continuar pagando su hipoteca y serían sometidas a una legislación injusta que las condenaría a un desahucio y una deuda de por vida.

Decimos locas con cariño, porque fueron capaces de soñar con el Sí Se Puede. Un sueño que ha podido ser realidad porque lo hemos hecho de manera colectiva.

Hoy, 8 años después, queremos celebrar éste aniversario de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Barcelona, agradeciéndoselo a todas las que han demostrado que podemos cambiar las cosas, a todas las que han, hemos y formaremos parte de este proyecto. A todas las que nos han prestado su cariño, su solidaridad y su apoyo.

Un agradecimiento inicial a todas las luchas previas que nos han abierto camino, de las que bebemos y aprendemos; y a las experiencias latinoamericanas que nos han inspirado.

Nuestra andadura empezó en febrero del 2009, cuándo la Casa de la Solidaridad, en el Raval, abrió sus puertas para acoger la primera asamblea de asesoramiento colectivo de la PAH. Poco después fue el centro social auto gestionado Magdalenas quien nos acogió, pasamos por el centro social Éxit y continuamos en la Federación de Asociaciones de Vecinas de Barcelona (FAVB). El 15M, que decir, a todas nos atravesó y muchas se acercaron a la PAH gracias a él.

La solidaridad y el apoyo mutuo, no solo se ha dado/se da en nuestras asambleas, o con aquellos colectivos que nos han acogido, ni acaba tampoco con la vecina que baja a parar el desahucio, el restaurante que nos acerca comida en la ocupación de un banco o la anciana que nos aplaude al recuperar un bloque de la banca. El apoyo lo hemos tenido en gente maravillosa de El Lokal del Raval, y muchas vecinas del barrio, al recuperar el Bloc Impahrables 13 en la plaza del Padró, nuestra primera Obra Social. Sin ellas, no habría sido posible.

El apoyo, la colaboración, con el Ateneu l’Engranatge que nace a raíz del desahucio de Irene. Juntas ocupamos la seu de Districte y conseguimos una solución.

Nos instalamos en Hostafrancs y recibimos el calor y el apoyo de l’Assemblea de Barri de Sants, l’Associació de Veïnes d’Hostafancs, Can Batlló, Can Vies, así como lo hemos recibido de l’Ateneu la Base o l’Assamblea del Barri de Poblesec. Apoyos imprescindibles con el Bloc La Bordeta, , como la han sido la Oficina d’Habitage de Gracia en nuestro último bloque recuperado, La Janhela

Son muchas las alianzas y apoyos que han hecho posible estos 8 años, no nos queremos dejar a nadie y nos vamos a dejar a muchas porque no acabaríamos, pero hay algunas más invisibles que queremos mencionar: la creatividad y el ingenio de Enmedio, la genialidad de los frikis que nos ayudan con webs, servidores y esas cosas que hacen posible la batalla y difusión en redes.

Claro que no! No podemos dejar de mencionar a Anaïs, nuestra defensora en los juicios que pretenden criminalizar nuestra acción de auto tutela de derechos. Ni podemos dejar de pensar en los periodistas de diferentes medios, que han intentado dar luz y visibilidad a nuestras demandas, a nuestra lucha, mientras otros intentaban invisibilizarla.

Y hablando de periodistas, gracias a Matías por ser de los primeros en dar el paso de dar la cara en los medios para visibilizar la situación, para que otros no pasasen lo que él estaba pasando…entonces, nadie quería, él fue generoso y salió hasta en la TV de Japón!

No podemos dejar de agradecer a todas las compahs de todas las PAHs porque entre todas hacemos posible lo imposible cada día en muchísimos rincones.

Pues eso, año 8 y mucho por hacer, muchas alianzas y complicidades por tejer.

Seguimos, porque sabemos que ¡Sí se Puede!

GRACIAS A TODAS LAS QUE LO HAN HECHO POSIBLE

4

La PAH: 8 anys de lluita col·lectiva

Fa una mica més de 8 anys, el missatge regnant era que ens hipotequéssim que el maó mai perdria valor, que llogar era tirar els diners, es negava aquesta mal anomenada crisi, fa 8 anys es deia que algunes havien estirat més el braç que la màniga, es deia que les coses són així i no es poden canviar.

Però fa 8 anys també passo una altra cosa, un grup de «boges», amb experiències prèvies en l’activisme pel dret a l’habitatge, com a V d’Habitatge, les Oficines de Drets Socials o el moviment okupa, van començar a pensar com organitzés amb les famílies que no podrien continuar pagant la seva hipoteca i serien sotmeses a una legislació injusta que les condemnaria a un desnonament i un deute per a tota la vida.

Diem boges amb afecte, perquè van ser capaços de somiar amb el Sí Es Pot. Un somni que ha pogut ser realitat perquè ho hem fet de manera col·lectiva.

Avui, 8 anys després, volem celebrar aquest aniversari de la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca de Barcelona, agraint-li-ho a totes les que han demostrat que podem canviar les coses, a totes les que hi han, i les que formem part d’aquest projecte. A totes les que ens han prestat el seu afecte, la seva solidaritat i el seu suport.

Un agraïment inicial a totes les lluites prèvies que ens han obert camí, de les quals bevem i aprenem; i a les experiències llatinoamericanes que ens han inspirat.

La nostra marxa va començar al febrer del 2009, quan la Casa de la Solidaritat, en el Raval, va obrir les seves portes per acollir la primera assemblea d’assessorament col·lectiu de la PAH. Poc després va ser el centre social autogestionat Magdalenes qui ens va acollir, passem pel centre social Èxit i continuem en la Federació d’Associacions de Veïnes de Barcelona (FAVB). El 15M, que dir, a totes ens va travessar i moltes es van acostar a la PAH gràcies a ell.

La solidaritat i el suport mutu, no solament s’ha donat/es dóna en les nostres assemblees, o amb aquells col·lectius que ens han acollit, ni acaba tampoc amb la veïna que baixa a parar el desnonament, el restaurant que ens acosta menjar en l’ocupació d’un banc o l’anciana que ens aplaudeix en recuperar un bloc de la banca. El suport ho hem tingut en gent meravellosa del Lokal del Raval, i moltes veïnes del barri, en recuperar el Bloc Impahrables 13 a la plaça del Padró, la nostra primera Obra Social. Sense elles, no hauria estat possible.

El suport, la col·laboració, amb l’Ateneu l’Engranatge que neix arran del desnonament d’Irene. Juntes ocupem la seu de Districte i aconseguim una solució.

Ens instal·lem a Hostafrancs i rebem la calor i el suport de l’Assemblea de Barri de Sants, l’Associació de Veïnes d’Hostafancs, Ca Batlló, Ca Vies, així com ho hem rebut de l’Ateneu la Base o l’Assemblea del Barri de Poblesec. Suports imprescindibles amb el Bloc La Bordeta, com l’han estat l’Oficina d’Habitage de Gràcia en el nostre últim bloc recuperat, La Janhela

Són moltes les aliances i suports que han fet possible aquests 8 anys, no ens volem deixar a ningú i ens deixarem a moltes perquè no acabaríem, però hi ha algunes més invisibles que volem esmentar: la creativitat i l’enginy d’Enmig, la genialitat dels frikis que ens ajuden amb webs, servidors i aquestes coses que fan possible la batalla i difusió en xarxes.

Clar que no! No podem deixar d’esmentar a Anaïs, la nostra defensora en els judicis que pretenen criminalitzar la nostra acció d’autotutela de drets. Ni podem deixar de pensar en els periodistes de diferents mitjans, que han intentat donar llum i visibilitat a les nostres demandes, a la nostra lluita, mentre uns altres intentaven invisibilitzar-la.

I parlant de periodistes, gràcies a Matias per ser dels primers a fer el pas de donar la cara en els mitjans per visibilitzar la situació, perquè uns altres no passessin el que ell estava passant… Llavors, ningú volia, ell va ser generós i va sortir fins a la TV del Japó!

No podem deixar d’agrair a totes les compahs de totes les PAHs perquè entre totes fem possible l’impossible cada dia en moltíssims racons.

Doncs això, any 8 i molt per fer, moltes aliances i complicitats per teixir.

Seguim, perquè sabem que es Pot!

PorPAH_Bcn

Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) hablan por si solos: 166 desahucios al día

Cada vez que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) saca los datos de un trimestre, saltan mil lecturas sobre los desahucios. Hoy han salido los que cierran el año 2016, dejando un panorama desolador. En 2016 se han ejecutado más de 60.000 desahucios, de los cuales el 56% son por impago de alquiler y el otro 44% de hipoteca, es decir, la banca. A éstos datos hay que sumar los miles de desahucios, invisibilizados, de familias que se han visto obligadas a escoger entre la calle u ocupar una vivienda vacía.

Podríamos poner el acento en el porcentaje que han aumentado o disminuido los desahucios, pero no lo vamos a hacer. Podríamos escribir líneas de números, como los 166 desahucios que se han producido durante 2016, pero tampoco lo vamos a hacer. Hoy, ocho años después de empezar nuestra andadura, os vamos a volver a insistir en sobrepasar la frialdad de los números. Hoy, como cada día, vamos a recordar que detrás de cada desahucio hay una familia, unos niños, mayores o ancianos que son sometidos a un proceso tortuoso, sobre los que recae el estigma del empobrecimiento, personas que ven como sus sueños, sus proyectos de vida, se rompen en mil pedazos mientras la administración las abandona.

Al escuchar 166 desahucios al día, queremos que penséis en Irene, como podría ser Maria, Isha, Paco o Mohammed, unos padres y madres que las noches previas al desahucio no van a poder dormir, aterrorizados, inseguros sin saber que harán después del desahucio o dónde irán a parar. 

Pero al escuchar 166 desahucios al día también queremos que pienses que rol tienes tú, nosotras. Organizadas podemos desobedecer leyes injustas y parar los desahucios, podemos hacer que Maria, Isha, Paco o Mohammed, todas juntas, consigamos parar el desahucio y conseguir una solución habitacional, desactivar el estigma de la pobreza, la culpa y el fracaso y activar del de la solidaridad, el apoyo mutuo, el compañerismo. 

En definitiva, no queremos entrar hasta el último decimal de los números, queremos pedirte que te organices con tus vecinas, que participes de tu PAH más cercana, que bajes a parar el desahucio de la que tienes al lado, porque si alguna cosa hemos aprendido en éstos 8 años, es que juntas podemos hacer posible lo imposible.

Y para acabar, te vamos a pedir algo más, que nos apoyes para cambiar las leyes injustas y criminales que apisonan 166 veces al día los derechos humanos y de la infancia en el estado español cada día. Ahora en Madrid se empieza una ILP para cambiar la situación en la comunidad, ¡apóyanos! Pronto, te pediremos también apoyo para hacer realidad las 5 propuestas de la PAH para poner fin a nivel estatal a los desahucios, las deudas de por vida, los cortes de suministros, para ampliar el parque público de viviendas y para hacer del alquiler una opción de vida asequible, segura y estable. 

¡Juntas sabemos, que Sí se puede!

PorPAH_Bcn

PAH BARCELONA continua su campaña de denuncia a BBVA, que se niega a sentarse a negociar con las familias estafadas.

Hoy, jueves 2 de marzo, regresamos a la misma oficina situada en el Paseo Torres i Bages 25 de Barcelona, para arrancar el compromiso de reunirse con todas y cada una de las 17 familias afectadas.

Hace más de un mes que BBVA, el Banco de los Desahucios, afirmó que nos enviaría en plazo de una semana el compromiso de sentarse en la mesa para tratar los casos que les presentábamos. Al igual que su campaña publicitaria, esto resultó ser falso, volviendo a demostrar que la Política Social de Vivienda es en realidad Política Criminal sobre la Vivienda: su juego perverso se basa en prometer soluciones que nunca llegan, dando largas a la agonía de las familias que ven cómo BBVA sigue enriqueciéndose a costa de sus estafas.

A parte de resistirse a informar sobre quién gestiona el caso de cada una, ahora además pone más intermediarios. Tessi Diagonal es la nueva empresa encargada de seguir mareando y dando esas largas que a las familias suponen un sinvivir.

Hoy, volvemos a desvelar la verdadera cara del BBVA y exigimos el compromiso escrito de reunión para el desencallamiento de los casos afectados. Permaneceremos en esta oficina hasta recibir respuesta, desplazando hasta allá todas las actividades programadas para ese día en la PAH: taller de cartelería, producción de chapas, clase de samba,… La vida de la PAH ocupa BBVA y va para largo.

La PAH llevamos 8 años defendiendo el Derecho a la Vivienda, haciendo posible lo imposible y no va a ser BBVA quien rompa nuestra dinámica de victorias y logros.

PorPAH_Bcn

La PAH, Iridia y el Observatorio DESC interponen una querella a los Mossos d’Esquadra por coacción y violación de domicilio.

La ciudadanía responde ante la vulneración de Derechos Humanos

La PAH Barcelona, el Centro por la Defensa de Derechos Humanos Irídia y el Observatorio DESC interponemos una querella por violación de domicilio, coacciones y detención ilegal, ante los hechos del pasado 8 de octubre donde la actuación de los Mossos d’Esquadra terminó dejando a una familia con dos menores en la calle y a dos personas detenidas.

 

En primer lugar, la querella se presenta por un delito de allanamiento de morada porque los Mossos entraron por la fuerza a la vivienda a pesar de que esta, ya constituía el domicilio de la familia. Cabe destacar, además, que la causa por una eventual usurpación ya estaba en conocimiento y por tanto, bajo competencia del Juzgado de Instrucción de Hospitalet. Es evidente que la actuación fue desproporcionada y sin las debidas garantías procesales, plazo suficiente y razonable de notificación con antelación a la fecha del desahucio para las personas afectadas y garantía de asistencia jurídica.

 

En segundo lugar, entendemos que hay un delito de coacciones porque los agentes utilizaron el aviso primero, y la detención efectiva después, para conseguir que la familia saliera de la casa a través de la intimidación.

 

En tercer lugar, consideramos que se produjo un delito de detención ilegal porque la misma se produjo mediante intimidación y castigo sin que hubiera habilitación legal clara para ello.

 

Vivimos una situación de emergencia alarmante en Cataluña con 46 desahucios diarios según los datos del CGPJ. No obstante, lamentablemente, desde la Generalitat  que debería garantizar el bienestar de las familias aplicando los protocolos legales que garantizan el derecho a la vivienda, como es la Ley 24/2015, que regula la obligación de la Administración a un realojo adecuado a las personas que estén en proceso de desahucio, no vemos la voluntad ni la contundencia para ello. Por el contrario, las personas que defendemos el derecho a la vivienda afrontando los desahucios cada dá en la calle, constatamos que hay un cambio de directrices por parte de los Mossos d’Esquadra y en sus intervenciones ante estas situaciones.

 

Creemos que la actuación de los cuerpos de seguridad debe respetar la legalidad vigente, los protocolos y deben enfocarse en la protección de las familias más vulnerables. La intervención de las fuerzas policiales debe ser la última opción, priorizando el trabajo de los servicios sociales o de otras unidades de la Administración. Lejos de ello, se ha contravenido la forma como se efectuaban los desahucios últimamente. Las últimas intervenciones policiales, como la del sábado 8 de octubre, en lugar de defenderlos, suponen una vulneración de derechos humanos, muy especialmente de los derechos de la infancia. Esta actuación nos hace cuestionarnos si desde los responsables del departamento de la Generalitat competente, ha habido un cambio de directrices en las actuaciones policiales, teniendo en cuenta que los desalojos forzosos son la injerencia más grave en el derecho a la vivienda adecuada y que solo puede darse en casos excepcionales y respetando los principios del derecho internacional, como ha establecido el Comité DESC de Naciones Unidas.

 

Si no se trata de un cambio de directrices y nos encontramos ante situaciones de mala praxis por parte de los Mossos d’Esquadra, instamos al gobierno de la Generalitat a abrir una investigación para depurar responsabilidades y evitar que estos hechos se repitan.

 

Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, miles de familias se encuentran en situación de emergencia habitacional, no solo por no poder pagar su cuota hipotecaria, sino también por no poder pagar un alquiler. En la ciudad de Barcelona más del 65% de los desahucios son por no poder pagar la mensualidad del alquiler. Desde la PAH defendemos el derecho a una vivienda digna y trabajamos cada día por que este derecho sea efectivo, hemos tendido la mano a administraciones, entidades y a todos los partidos políticos para trabajar conjuntamente para erradicar esta situación. Hoy no será diferente. Interpelamos a las administraciones, tanto autonómica como locales, a tener una actuación coordinada para la movilización de viviendas vacías en manos de los bancos rescatados con dinero público, como este caso en concreto propiedad de la SAREB, con el objetivo de aumentar el parque público para evitar desalojos de niños y sus familias sin alternativa habitacional.

 

 

Nuestros derechos no se negocian, seguiremos exigiendo y defendiendo el derecho a la vivienda. Los desalojos no pueden resultar en la constitución de personas sin vivienda o vulnerables a la violación de otros derechos humanos.