Archivo de categoría Inici

PorPAH_Bcn

La PAH volvemos a la calle a parar el primer desahucio en puerta en pleno estado de alarma

No permitiremos que Liliana y sus dos hijos menores queden en la calle en plena pandemia mundial

Hoy jueves 18 de junio, la PAH de Barcelona junto con el resto de PAHs de Catalunya volvemos a salir a la calle a defender el derecho a la vivienda. En este caso, a garantizar los derechos y parar el desahucio de Liliana y sus dos hijos menores de edad que el fondo buitre Cerberus pretende hacer efectivo pero no lo va a conseguir.

Liliana entró en la vivienda pagando un alquiler mensual de 350 euros por una habitación realquilada, junto con sus dos hijos de siete y trece años. Con el tiempo, y al perder sus ingresos durante la crisis de la COVID-19, vio que había sido engañada y que no existía contrato formal, quedando ella y sus hijos en situación de ocupación. Ahora la propiedad, el fondo buitre Cerberus, se niega a negociar y pretende echarla de su casa.

Las leyes están para cumplirlas, y a Liliana le corresponde un alquiler social. La Ley 24/2015 contra la emergencia habitacional y la pobreza energética, con su reciente ampliación convalidada en el Parlament el pasado 5 de febrero, garantiza a Liliana y sus hijos un alquiler social por siete años. En su caso, familia en situación de vulnerabilidad y empadronados en la vivienda desde antes del 23 de junio de 2019, el fondo buitre Cerberus está obligado a ofrecerle un alquiler social antes de pretender desahuciarlos, deben cumplir la Ley, y en este caso, tanto el Ayuntamiento de Hospitalet como la Generalitat, estan siendo cómplices de este incumplimiento.

La irresponsabilidad del Gobierno del Estado y del Poder Judicial, al reanudar los procedimientos judiciales en pleno estado de alarma y ante la grave crisis de pandemia mundial, es intolerable. No existiendo aún una vacuna para la COVID-19, no solo están poniendo en riesgo la salud de Liliana y sus hijos sino la del resto de la población. El pasado 4 de junio nos concentramos en las puertas de los juzgados de toda Catalunya para exigir mantener la paralización de todos los desahucios. Es necesario ahora más que nunca un nuevo Real Decreto-ley por parte del Gobierno del Estado que suspenda todos los desahucios de familias en situación de vulnerabilidad. En momentos de emergencia sanitaria, económica y social, ¿en qué casa nos quedamos si nos echan?

Liliana y sus hijos ya no están solos. Tienen el respaldo de la PAH. Ante leyes injustas por parte de la Administración, y la constante vulneración de nuestros derechos por parte de los fondos buitre, que pretenden especular con nuestras casas a costa de nuestras vidas, la PAH seguimos en pie de guerra. Llevamos 11 años defendiendo nuestro derecho a una vivienda digna y nadie nos va a parar. Sabemos que Sí Se Puede y lo vamos a seguir demostrando. 


Por estos motivos #LilianaSeQueda

PorPAH_Bcn

Desde la PAH de Barcelona haciendo frente a la COVID-19 y a la emergencia habitacional

Documentos útiles, asambleas virtuales, solidaridad y apoyo mutuo son algunas de las muchas cosas que podrás encontrar en la PAH de Barcelona. Ante la crisis sanitaria de la COVID-19 estamos viendo cómo la crisis habitacional de muchas familias se está incrementando. En la PAH no nos quedamos paradas. Seguimos organizándonos y dando respuesta a centenares de familias que ven que no pueden pagar su alquiler o hipoteca, o bien ya tenían orden de desahucio y no saben que va a ocurrir con su familia después del estado de alarma. También seguimos apretando y visibilizando la situación ingobernable que sufren centenares de familias que no tienen casa para “confinarse”, que “viven” en pensiones, albergues o en infraviviendas. Muchas de ellas sin espacios comunes o incluso sin cocina donde poder cocinar. Y nos preguntamos, ¿#EnQuéCasaMeQuedo ante esta situación?

Todos los lunes organizamos asambleas de Bienvenida PAH online. Encontrarás toda la información en https://pahbarcelona.org/es/la-pah-de-barcelona-volvemos-con-las-asambleas-online/

PorPAH_Bcn

El Grupo Promotor de la Ley 24/2015 participa en la primera reunión del Pacto de Barcelona

Hoy el Grupo Promotor de la Ley 24/2015 de Catalunya contra los desahucios y los cortes de suministros, nacida en 2014 de una Iniciativa Legislativa Popular, la ILP Vivienda, y aprobada por unanimidad por el Parlament de Catalunya, ha participado en la primera reunión del Pacto por Barcelona para trabajar la salida de la crisis originada por la pandemia global del coronavirus.

En la reunión que ha presidido la alcaldesa Ada Colau y el primer teniente de alcalde Jaume Collboni, han participado más de 60 personas, representantes de diferentes sectores del tejido económico, social, educativo, cultural, deportivo y científico de la ciudad.

Cada representante ha tenido unos minutos para poder explicar desde su vertiente cómo trabajar en este pacto. Concretamente desde la comisión Ley 24/2015 hemos hecho la siguiente intervención:

Hace 12 años, el modelo económico y de vivienda estalló por los aires y las consecuencias para la mayoría de la población fueron nefastas. Venimos de una burbuja inmobiliaria y de una crisis económica muy grave, donde se primó el beneficio de pocos por encima de los derechos de muchas, rescatando a los bancos y no a las personas, y pasando después a una burbuja de alquiler, donde se permite que fondos buitre y quien especula con un bien fundamental como es la vivienda, sigan pasando por delante de las vecinas que son expulsadas de sus viviendas y barrios, criminalizando a menudo a las más vulnerables, como las personas sin hogar o las que acceden sin título a viviendas vacías al ser desahuciadas, cuando, como sabemos, son la consecuencia más grave de las políticas totalmente insuficientes adoptadas a nivel estatal y autonómico los últimos años en materia de vivienda. 

Aunque algunos se empeñen en ignorarla, padecemos una crisis habitacional gravísima, que tiene como problema de fondo el fomento de un modelo de vivienda privada y mercantilizada que no funciona. Los datos sobre lanzamientos hablan por sí solos: según las estadísticas judiciales, en todo el Estado ya acumulamos 684.385 desahucios desde 2008, y 216 al día en 2019, de los cuales, el 67,5% fueron de alquiler. Un 80% en el caso de Barcelona, donde hay al menos 9 desahucios al día, que equivalen a 47.800 personas que han sido expulsadas de su casa desde el 2013 al 2019.

Cabe destacar que los avances más importantes en la protección del derecho a la vivienda, como el acceso a los suministros básicos, han sido impulsados por la ciudadanía, como es el caso de la Ley 24/2015 catalana contra los desahucios y los cortes de suministros, recientemente ampliada con el Decreto-ley 17/2019, o con la medida del 30% de vivienda protegida en Barcelona, avances que se deben proteger, ampliar y garantizar su implementación, y que hacen de Barcelona una ciudad más habitable y justa para todos sus habitantes. 

También se han hecho esfuerzos desde las administraciones, que se han demostrado insuficientes, y sobre todo, han carecido de presupuesto, coordinación y cooperación entre las distintas administraciones, así como de liderazgo de las administraciones con más competencias y recursos. Catalunya tiene menos del 3% de vivienda pública, y dedicamos menos del 0,2% del PIB a políticas de vivienda, cuando los países más avanzados dedican el 3%.

Con la crisis sanitaria del coronavirus se hace más evidente que nunca que la emergencia habitacional se ha cronificado en las diferentes capas de la sociedad, sobre todo en las más precarias, pero no solamente. Tal como afirmó con mucho acierto a principios de abril la relatora de la ONU del derecho a la vivienda, Leilani Farha: «La vivienda, es la primera línea de defensa ante el brote de COVID-19». Por este motivo, países como Francia, Alemania, Holanda, Portugal, Reino Unido, Argentina o España (con muchos límites y problemas) han establecido algún tipo de moratoria sobre los desalojos de viviendas durante la crisis del coronavirus.

Además, se da la paradoja de que la situación actual nos ha obligado aún más a mirar «hacia dentro» de nuestras viviendas y sus condiciones, y ha hecho más cruda ‒si es posible‒ la situación de las personas que no disponen de una, o de las que están en riesgo de perderla por un desalojo inminente.

Es por ello que desde el Grupo Promotor de la Ley 24/2015, proponemos trabajar conjuntamente y de forma correlacionada en todos los sectores, anteponiendo la salud de la ciudadanía y los derechos humanos, para salir de esta crisis lo más fuertes posible y con más derechos. Es importante que todas entendamos que, una vez doblemos la curva de los contagios, tendremos que poner a cero la curva de los desahucios y garantizar el derecho a la vivienda digna y adecuada de toda la población.

En este sentido, las medidas concretas que proponemos como punto de partida y que estamos seguras de que la mayoría compartiréis, porque son de sentido común, son las siguientes:

  • Garantizar que se aplican las leyes de vivienda y de emergencia y que no se desahucia a ninguna persona o familia vulnerable y sin alternativa de su vivienda habitual, y que toda la población tenga acceso a los suministros básicos.

  • Plan de choque para realojar de forma inmediata a las 2.500 personas que están a la espera de una vivienda en las Mesas de emergencia en toda Cataluña, 670 en Barcelona.

  • Pacto de cooperación entre administraciones y privados para aumentar el parque de vivienda social al 15%, tal como marca la Ley catalana del derecho a la vivienda, estudiando y aplicando al 100% de las posibilidades el marco legal actual, y mejorándolo si es necesario.

  • Presupuesto para políticas de vivienda en el ámbito autonómico y estatal del 3% del PIB, y el correspondiente para erradicar la pobreza energética.

La primera reunión ha concluido convocando a 4 reuniones sectoriales para la próxima semana, para avanzar en el trabajo colectivo. Las mesas creadas son en el ámbito económico, en el ámbito social, de modelo urbano y cultural. En un mes se volverá a hacer una sesión plenaria para tener un pacto de ciudad de consenso en julio.

Hay que estar a la altura de las circunstancias. Creemos que la necesidad de cooperación entre los diferentes sectores ha sido unánime por parte de todas las participantes, y ahora hay que demostrar que juntas podemos salir de esta crisis más fuertes y con más derechos.

Aquí podéis encontrar el vídeo de la primera reunión:

PorPAH_Bcn

La PAH de Barcelona nos adherimos a la Vaga Feminista 8M 2020

Desde 2018 hasta hoy, cada 8 de Marzo hemos salido a las calles más de un millón de personas de toda Cataluña, para denunciar el progresivo endurecimiento de las condiciones de vida y las violencias que padecemos las mujeres, lesbianas y trans en toda nuestra diversidad: sabemos que JUNTAS SOMOS MÁS FUERTES. Hemos incorporado la HUELGA FEMINISTA como herramienta de lucha, repensando día a día los conceptos de huelga y de trabajo, mediante diversas expresiones de autoorganización, soporte mutuo y prácticas políticas descentralizadas, a lo largo de todo el territorio (pueblos, barrios, escuelas, centros de trabajo, universidades, hogares). Somos: mujeres con diversidad funcional, con diversidad sensorial e intelectual, migradas y racializadas, gitanas y payas. Nuestras edades son todas y nos sabemos lesbianas, trans, bisexuales, inters, queers, heteros y asexuales. Somos las que no están: somos las asesinadas, somos las presas, somos las que se quedaron en las fronteras y somos las que se quedaron en el fondo del mar Mediterráneo y de todas las aguas. Hemos gritado unidas desde cada rincón del planeta. Pero, hasta hoy, no se han producido los cambios necesarios a nivel social y político: POR LO TANTO, DE NUEVO, PARAMOS.

DENUNCIAMOS LA EMERGENCIA CLIMÁTICA. Denunciamos la invisibilización y desvalorización de los procesos de sostenimiento de la vida, vinculados a la tierra y a los ciclos naturales, que somos cuerpos que dependen de otros cuerpos, y que los impactos de la crisis socioecológica no son iguales para todas. Los efectos más duros siempre se exportan a las periferias urbanas y globales, al Sur, a las futuras generaciones, mujeres e identidades disidentes
.
DENUNCIAMOS el capitalismo y el heteropatriarcado, extractivistas y neoliberales, que nos hacen vivir de espaldas a la Tierra, al Mediterráneo y a nuestra propia existencia. La pérdida de soberanías social, política y económica juntamente con el entramado de los poderes fácticos y la falsa ilusión del crecimiento ilimitado, y la creencia de que vivimos en una democracia que respeta los DDHH y ambientales, destruyen las bases materiales que nos permiten vivir dignamente. La alianza de Estado y capital ha declarado la guerra a la vida.

DENUNCIAMOS que la escalada autoritaria y reaccionaria del capitalismo salvaje amenaza territorios, animales y comunidades, especialmente mujeres indígenas y pueblos originarios. Que criminaliza la protesta y mata. Acelera los fenómenos climáticos extremos como sequías, incendios, huracanes e inundaciones, con las consecuentes expulsiones de los pueblos, procesos migratorios y expansión de enfermedades climáticas y pobreza energética, que nos afectan especialmente.

EXIGIMOS JUSTICIA SOCIAL Y CLIMÁTICA. Exigimos un decrecimiento económico, una transición ecosocial y una cultura regenerativa y feminista, que recupere la soberanía a través de una gestión pública y comunitaria, que garantice el acceso universal de los servicios básicos, como el agua y la energía. Exigimos la defensa de los DDHH y nos solidarizamos con las compañeras que exponen su vida por la defensa del agua, el territorio y los ecosistemas. Nos posicionamos contra las empresas transnacionales y las corporaciones financieras, agentes directos del capital, que avanzan sobre nuestros cuerpos y territorios, pueblos, barrios, monopolizando, controlando, mercantilizando y privatizando los bienes naturales y comunes (tierra, agua, aire, energía, biodiversidad, vivienda, salud, educación, pensiones).

RECHAZAMOS los Tratados de Comercio e Inversión, instrumentos del proyecto capitalista del siglo XXI que es heteropatriarcal, extractivista, racista y colonial, que ataca nuestras vidas y blinda el poder de las transnacionales y multinacionales, frente a nuestros derechos y decisiones democráticas de las comunidades y los pueblos. EXIGIMOS que la defensa de la vida digna, se sitúe en el centro de la economía y la política.

EXIGIMOS LA DEROGACIÓN DE LA LEY DE EXTRANJERÍA, que criminaliza a las migrantas, y el reconocimiento del estatus de refugiadas climáticas. También DENUNCIAMOS las devoluciones en caliente, avaladas por la sentencia de Estrasburgo, el cierre de los CIES, así como todas las formas de racismo.

CELEBRAMOS LA FUERZA Y LA SALUD DE LOS FEMINISMOS DECOLONIALES, interpelando conciencias y haciendo tambalear privilegios desde nuestras expresiones radicales, combativas y sororas.

Denunciamos la creciente precarización laboral que se manifiesta bajo las todas formas: discriminación salarial ( las mujeres cobran el 23% menos que los hombres por el mismo trabajo) la subcontratación, los contratos temporales, jornadas parciales no deseadas, paro y bajos salarios, especialmente en los sectores más feminizados, (comercio al detalle restauración, hostelería, hospitales), la discriminación laboral hacia las mujeres que tienen hijes de poca edad ( maternidad no libre) DENUNCIAMOS también la extrema precariedad laboral de las trabajadoras del sector doméstico y de cuidados, el incumplimiento de los tiempos de descanso obligatorio, la discriminación salarial, el acoso sexual en los lugares de trabajo y las jornadas laborales que no se adaptan a las necesidades de nuestros ciclos de vida. Luchamos por la igualdad de condiciones en el acceso al mercado laboral para las personas trans, especialmente migradas, y exigimos facilidad para hacer congruente nuestra identidad sentida, en los datos de los diferentes documentos administrativos. DENUNCIAMOS la hipocresía de una sociedad que nos rechaza si no tenemos passing o imagen normativa, siendo esta la principal discriminación laboral del colectivo trans. También el paro que afecta duramente a las mujeres con diversidad funcional, diversidad intelectual y/o sensorial dificultando gravemente nuestra autonomía.

EXIGIMOS el reconocimiento de todos los derechos laborales y sociales de las trabajadoras, generalmente migradas, de los ámbitos más precarizados: cuidados, trabajo doméstico, venta ambulante y trabajo sexual. Rechazamos cualquier juicio moral ante las diferentes estrategias de supervivencia económica de las mujeres trabajadoras en este mundo capitalista y consideramos imprescindible nuestro reconocimiento como sujetos políticos: NINGUNA MUJER SIN DERECHOS, NO LUCHAREMOS SOLAS NUNCA MÁS.

EXIGIMOS la ratificación del Convenio 189 de la OIT para la dignificación del trabajo del hogar y de los cuidados, la derogación de todas las leyes laborales vigentes, como también la enmienda 6777 que no permite hasta fines del 2024, la integración al Régimen General de la Seguridad Social.

EXIGIMOS protección efectiva para las supervivientes de trata de personas, con finalidad de explotación sexual. Una lacra que responde a la necesidad de una nueva esclavitud por parte del sistema, y que se utiliza también como excusa para perseguir y controlar la migración, al mismo tiempo que existe gracias a las mismas políticas de fronteras. Hay trata de seres humanos en multitud de sectores y su causa no es la prostitución, sino el cierre de las fronteras europeas, las restricciones que impone la Ley de Extranjería y la clandestinidad obligatoria en la cual se desarrollan los proyectos migratorios. Se necesitan alternativas laborales no precarizadas, para que la prostitución no tenga que ser en ningún caso un destino que beneficie a las mafias.

LLAMAMOS A LA AUTOORGANIZACIÓN Y LA REVUELTA FEMINISTA:

Para construir unas vidas dignas, libre de violencias machistas e institucionales. Denunciamos la violencia sexual, como expresión de la apropiación patriarcal de nuestro cuerpo, que nos afecta a todas y más a las migradas, las racializadas y a las trabajadoras del hogar y los cuidados, o a las mujeres que viven en las calles. Denunciamos la LGTBIfobia social, institucional y laboral que padecemos muchas de nosotras, como otra forma de violencia machista.

EXIGIMOS políticas públicas, recursos y medios suficientes para todas en el sistema de protección y recuperación frente a las violencias machistas. QUEREMOS protocolos y circuitos diversos. Las mujeres no somos homogéneas. Basta de re-victimización. ¡NO SOMOS VÍCTIMAS, SOMOS SUPERVIVIENTES! Y HEMOS SOBREVIVIDO GRACIAS A LA SORORIDAD Y A LA AUTODEFENSA FEMINISTA.

Tampoco olvidamos que desde el 1 de Octubre de 2017 vivimos una fuerte deriva represiva en Cataluña. EXIGIMOS la libertad de las presas políticas, el libre retorno de las exiliadas y la cancelación de todas las causas abiertas por haber ejercido el derecho de autodeterminación en nuestro país. EXIGIMOS el fin de la violencia policial, la judicialización de la política y la criminalización del derecho a la protesta. La solidaridad, nuestro amor y nuestra fuerza, también para señalar un sistema penitenciario que condena la disidencia política y la pobreza y donde todas las presas padecen discriminaciones, violencias cotidianas y perpetuación de los mandatos del patriarcado.

Este año queremos nombrar a las mujeres supervivientes de la mal llamada “guerra contra las drogas” que en sí misma tiene efectos sobre la vida y la salud de las mujeres mucho peores de los de las mismas substancias: estigma por consumir y por romper con los roles tradicionales,cárcel, violencias machistas e institucionales, vivir en las calle. Las mujeres que usamos drogas no pedimos asistencialismo, reclamamos derechos, en definitiva vivir seguras y libres y CELEBRAMOS CON ALEGRÍA NUESTRAS VOCES Y EXPERIENCIAS DE AUTOORGANIZACIÓN ALREDEDOR DEL MUNDO. SUPORT, DON’T PUNISH!

Denunciamos la justicia PATRIARCAL, heredera del franquismo, decimos NO a la LEY MORDAZA y ante la represión durante las movilizaciones feministas de las huelgas anteriores, LLAMAMOS A LA DESOBEDIENCIA, ante la ofensiva fascista y el fundamentalismo religioso que en nuestra casa llamamos nacionalcatolicismo. BASTA DE FINANCIAR CON FONDOS PÚBLICOS A LA IGLESIA CATÓLICA Y FUERA SUS ROSARIOS DE NUESTROS OVARIOS!!

LLAMAMOS A LUCHAR POR LA CENTRALIDAD DE LA VIDA, POR LA DESPATRIARCALIZACIÓN DE NUESTROS CUERPOS Y DESEOS, POR UNAS VIDAS DIGNAS Y SIN VIOLENCIAS.

EXIGIMOS: ser protagonistas de nuestra salud y de nuestros cuerpos, sin ningún tipo de presión estética. Nuestros cuerpos no son mercadería ni objetos. La investigación y la práctica médica tienen aún un sesgo de género androcéntrico que hay que cambiar de arriba a abajo, queremos un tratamiento de la salud de las mujeres con perspectiva integral y diferencial. Y recordamos que la ginecología patriarcal fue construida a partir de la experimentación cruel sobre mujeres racializadas y esclavas en el siglo XIX. Luchamos por una verdadera ginecosofia, para recuperar nuestros saberes y ponerlos al alcance de la salud y exigimos la DESPATOLOGIZACIÓN de nuestras vidas, nuestras emociones, nuestras circunstancias: la medicalización que responde a intereses de grandes empresas, y no a nuestra salud.
DENUNCIAMOS el crimen patriarcal que la mutilación genital femenina impone a nuestros cuerpos, nuestros derechos y nuestra salud. Nos queremos íntegras, tal como somos, y no toleraremos que el patriarcado nos corte, sea cual sea la razón esgrimida, pues no puede existir motivo cultural, religioso ni tradicional que intente justificar esta lacra.

QUEREMOS decidir ser madres o no, y por ello seguiremos luchando para garantizar el derecho al aborto seguro, libre y gratuito, dentro de la red pública de la salud, así como todos los derechos sexuales y reproductivos para todas las mujeres, especialmente menores de edad, mujeres en situación de irregularidad administrativa y todas aquellas que padecen diferentes estigmas sociales.

QUEREMOS MATERNIDADES LIBRES, respetadas y sin violencia obstétrica. Las mujeres vivimos la maternidad de diferentes maneras y situaciones, de acuerdo con nuestro entorno social y cultural. Eso nos invita a visibilizar los procesos sexuales de las mujeres, incluso embarazo, parto, postparto, lactancia y primera crianza; y dotarlos de derechos y recursos para poder vivir dignamente, con permisos amplios y transferibles, sea cual sea nuestro modelo familiar. QUEREMOS que las madres migrantas, aquellas que se han visto obligadas a dejar sus países por miedo a ser asesinadas, vivan sin la constante angustia frente a la amenaza de la retirada de custodia, por no ejercer la maternidad según el modelo eurocéntrico. Modelo que obliga a integrarse y a olvidar las raíces, que genera pobreza con modelos administrativos, avalados por la Ley de Extranjería y que limita el acceso al ámbito laboral.

No olvidamos tampoco que la mayoría de personas afectadas por los desahucios son mujeres y criaturas, así como el hecho de que somos precisamente las mujeres las primeras en poner nuestros cuerpos ante la policía para parar desahucios cada día. Si las administraciones públicas no garantizan para todas una vivienda digna, lo continuaremos haciendo nosotras con ocupaciones y acción directa. ¡¡¡SOLIDARIDAD ACTIVA Y APOYO MUTUO EN CADA BARRIO, EN CADA PUEBLO!!!
.
REIVINDICAMOS Y CONSTRUIMOS, TAMBIÉN DESDE BARRIOS Y PUEBLOS. ESCUELAS PÚBLICAS FEMINISTAS.

Frente a las escuelas privadas, concertadas y especialmente las del Opus Dei que segregan por sexo, que fomentan valores reaccionarios, seguimos denunciando las políticas neoliberales que quieren utilizar la educación como mercancía. La extrema derecha y el fascismo han vuelto a la ofensiva con el fantasma del adoctrinamiento y un último invento: el pin o veto parental, que hasta atenta contra el marco internacional del Derecho de la Infancia. EXIGIMOS la retirada de fondos públicos a las escuelas concertadas en favor de una red de educación pública, laica, inclusiva, gratuita y con perspectiva de género. La coeducación afectivo-sexual y la formación del pensamiento crítico han de ser transversales y presentes en todas las etapas educativas.

QUEREMOS ACOMPAÑAR LA DIVERSIDAD AFECTIVA-SEXUAL, CORPORAL Y DE GÉNERO EN LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA, construyendo entornos que rompan con los estereotipos de género, que posibiliten la exploración libre y el crecimiento individual y colectivo, y que no nos obligue a encajar en cuerpos, identidades y sexualidades binarias ni normativas.

QUEREMOS COMUNIDADES QUE ACOMPAÑEN Y NUTRAN TODOS LOS CICLOS DE NUESTRAS VIDAS.

Para dejar de vivir aisladas unas de otras, con una mención especial a las mujeres mayores, su sabiduría y sostén, que merece de todos el derecho a alcanzar un envejecimiento digno y con afectos y reconocimientos: PENSIONES DIGNAS (con reconocimiento pleno de los trabajos de cuidados y agrario) Y REDES COMUNITARIAS AUTOGESTIONADAS DE CUIDADOS!!.

HOY, 8 DE MARZO CELEBRAMOS TODAS NUESTRAS RESISTENCIAS Y CREATIVIDADES COLECTIVAS.

Porque no se esperaba que sobrevivieramos, porque los silencios no nos protegieron y no nos protegerán. Desde Rojava a Chile, México, Bolivia, Perú, Ecuador, Argentina, Brasil, Nicaragua, Palestina, India, Sud África, Nigeria… los latidos de las mujeres que luchan en todo el mundo son nuestros latidos.

Hoy, 8 de Marzo de 2020, estrenamos década con el deseo de conseguir hacer efectivos todos los derechos y todas las libertades para todas. Sabemos que la empresa es titánica: lo queremos todo. Sintiendo la Tierra gritar, sabemos que tenemos la fuerza y el empuje de ser millones para conseguirlo. Ante la guerra del capitalismo contra la vida, nos declaramos COMUNIDADES DE LUCHA Y RESISTENCIA, y CELEBRAMOS NUESTRAS ALIANZAS, muy por encima de nuestras diferencias.

JUNTAS Y DIVERSAS POR UNA VIDA DIGNA

¡¡¡AUTOORGANIZACIÓN Y REVUELTAS FEMINISTAS CONTRA LA PRECARIEDAD Y LAS FRONTERAS!!!!

PorPAH_Bcn

Escrache a Núria Marín por incumplir la Ley 24/2015 y dejar a las familias en la calle

Señalizamos a Núria Marín, alcaldesa de Hospitalet de Llobregat, por su sistemático incumplimiento de la Ley 24/2015 al no ofrecer realojos dignos a las familias que han sufrido un desahucio.

Hoy 9 de diciembre, la PAH de Barcelona estamos en el CCCB para hacerle llegar la realidad de la ciudad de Hospitalet de Llobregat a su alcaldesa: Núria Marín. Hacemos acto de presencia en el Consejo General del Consorcio del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, donde asiste la Sra. Marín como Presidenta de la Diputación de Barcelona, ya que ha sido imposible hablar con ella para afrontar la situación insostenible que se vive en la ciudad en materia de desahucios y realojos. Hacemos constar que hemos hecho una instancia personal en el Ayuntamiento para reunirnos con ella, y a día de hoy no hemos tenido respuesta alguna.

La situación de decenas de familias que participan en las asambleas de la PAH de Barcelona nos ha llevado a acudir a los actos de Núria Marín para hacerle llegar su mala gestión y respuesta a las familias que son desahuciadas sin alternativa habitacional digna, y a la vez poner de manifiesto la mala gestión que se lleva desde el consistorio. Recordamos que Núria Marín y el PSOE llevan gobernando en el municipio más de dos décadas, y que han tenido tiempo suficiente para implantar políticas de vivienda valientes y ambiciosas para revertir la situación de emergencia habitacional. Si no lo han hecho es porque para este consistorio no es una prioridad y denota que no les importa nada la grave situación habitacional de la ciudadanía.

Ponemos nombres a la situación: Juan, Úrsula, Farida, Isabel, Carmen, Ingrid, Helena, Phikria, Nassima, Mohamed, y decenas de familias más que debido a la falta de recursos no han podido acceder a una vivienda, continuar pagando su hipoteca o su alquiler, o han perdido su hogar. La respuesta del Ayuntamiento de Hospitalet de Llobregat ha sido nula. Gracias a la presión de la PAH algunas familias ya han podido acceder a un piso de la Mesa de emergencia, pero muchas de ellas son abandonadas a su suerte. Desde la PAH de Barcelona exigimos respuestas claras y contundentes. Denunciamos el incumplimiento sistemático de la Ley 24/2015 por parte de Núria Marín y su equipo de gobierno, donde se explicita claramente que la Administración tiene que realojar a las familias vulnerables. 

El caso de Farida y sus dos hijos es un claro ejemplo. El próximo 12 de diciembre tiene previsto su desahucio, y el Ayuntamiento sigue dándoles la espalda ofreciendo únicamente 3 noches en un hostal o pensión, luego quedarán en la calle sin alternativa habitacional. Creemos que situaciones como la de Farida se pueden prevenir, haciendo unas políticas de vivienda claras y teniendo en cuenta la realidad de las familias, y no  tratándolas como números sino como personas.

Los datos reflejan una parte de la realidad, pero no toda. En el 2018, según el CGPJ, se ejecutaron 549 desahucios, 549 familias que fueron echadas de sus casas sin alternativa habitacional digna. A estos datos se suman los desahucios invisibles y las personas que han tenido que ocupar una vivienda y que han sido desahuciadas. Un fenómeno muy importante en la ciudad de Hospitalet y que se quiere invisibilizar criminalizando a las familias y sin dar respuesta real a la situación. 

Frente a esta situación, hoy estamos señalando a Núria Marín como máxima responsable de ello en Hospitalet de Llobregat. Para que dé respuesta a la familia de Farida y tantas otras, y exigirle que cumpla la ley y ofrezca soluciones reales a la situación de emergencia habitacional de la ciudad.

No es la primera vez que nos encontramos con una situación así del Ayuntamiento de Hospitalet, y no vamos a permitir que se sigan vulnerando los derechos de las personas.

Frente a la inacción y el incumplimiento de la Ley 24/2015 la PAH actúa. ¡Exigimos una solución digna para las familias! ¡Por nuestros derechos, vamos a demostrar que sí se puede!