El derecho humano a una vivienda digna no está garantizado: la PAH advertimos que a partir de enero habrá más desahucios

El derecho humano a una vivienda digna no está garantizado: la PAH advertimos que a partir de enero habrá más desahucios

La caída de la moratoria que mantiene paralizados aproximadamente 9.000 desahucios en Catalunya podría provocar un récord de lanzamientos en el 2024

La PAH de Barcelona entregamos a la Delegación de Gobierno una petición al nuevo ejecutivo de Pedro Sánchez para que mantenga las medidas del escudo social y las haga estructurales y les dirigimos a tener una reunión con la PAH

El 10 de diciembre se cumplieron 75 años de la Declaración de Derechos Humanos. Desde la PAH salimos a las calles a defender y reivindicar el derecho a la vivienda que recoge el artículo 25 de la Declaración y el 47 de nuestra Constitución, que en España son sistemáticamente vulnerados.

A partir del 31 de diciembre la situación se volverá aún más insostenible: si nada cambia, las medidas antidesahucios y contra los cortes de suministros de familias vulnerables del escudo social, que se implementaron por la pandemia, desaparecerán. Según nuestros cálculos, en Catalunya hay 9.000 familias que tienen suspendidos sus procesos de lanzamiento por esta medida y que podrían verse expulsadas de su casa durante los próximos meses. Por ello, desde la sociedad civil exigimos al Gobierno que prolongue el escudo de protección social existente, y que adopte estas medidas de forma estructural. La emergencia habitacional en la que se encuentran decenas de miles de familias, la angustia y el sufrimiento que conllevan, no pueden alargarse más. Por tanto, solicitamos al Gobierno una reunión urgente antes de que acabe el año, para hacerles llegar la voz de las afectadas, para promover medidas en 2024 para garantizar el derecho a la vivienda y exigir responsabilidades a la banca rescatada que acumula miles de pisos vacíos y a los fondos buitre que se lucran, con la complicidad fiscal de la Administración −las SOCIMI, el vehículo inmobiliario de estos fondos, pagan menos impuestos que una empresa tradicional.

Recordemos, una vez más, los compromisos en materia del derecho a la vivienda a los que España está obligada:

Artículo 25. de la Declaración Universal:

Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a la familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; también tendrá derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudedad, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los infantes, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a la misma protección social.

Artículo 47 de la Constitución española:

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos deben promover las condiciones necesarias y establecer las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

Hoy queremos poner de manifiesto que somos miles de personas parando desahucios cada día y autotutelándonos nuestros derechos. Que nos han hecho creer que no se puede y que estamos solas, pero la realidad es que en estos más de 14 años de existencia hemos demostrado que ¡sí se puede! Porque hemos hecho posible lo que parecía imposible, miles de veces, consiguiendo daciones en pago, cambiando leyes y recuperándolas, conquistando el 30% de nuevas promociones para que se destinen a vivienda asequible, consiguiendo alquileres sociales, recuperando viviendas en manos de fondo buitre y cientos de victorias más.

Y sobre todo, hemos sido capaces de generar un movimiento ciudadano de cuidados, de solidaridad y de defensa de derechos humanos, que por más que algunos partidos políticos y banksters hayan querido eliminarnos, aquí estamos, vivas y guerreras, para hacer cumplir el art. 47 de la Constitución española y el art. 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por ello, hoy aprovechamos esta acción para celebrar el Día Mundial de los DDHH, porque ante cualquier vulneración de este derecho nos levantamos y organizamos para que nuestros derechos en materia de vivienda estén garantizados.

Sabemos que la situación ha mutado y que nuestras demandas y consignas, aunque tengan el apoyo de la mayoría de la sociedad, los gobiernos de turno no han sido valientes a la hora de hacer efectivas las demandas. Ahora, con un nuevo gobierno −y una ministra nueva−, desde la PAH insistimos en las propuestas que durante años hemos hecho para solucionar esta crisis de vivienda y que desgraciadamente no hemos visto reflejadas en la Ley de Vivienda aprobada el pasado mes de abril, ya que sigue sin abordarse la cuestión de fondo: considerar la vivienda un activo de mercado en vez del derecho básico que realmente es.

Por ello, desde la PAH nos hemos organizado para levantar la voz y hacer saber a toda la ciudadanía que España es la primera en desahucios y en falta de políticas valientes que pongan freno a los fondos buitre sin escrúpulos. Que estamos revirtiendo esta situación, pero que nos necesitamos a todas para meter nuestras demandas en el Congreso de los Diputados en esta legislatura.

 

Sobre el autor

PAH_Bcn administrator