Archivo de etiquetas PAH

PorPAH_Bcn

[Comunicado] Basta de criminalización de la protesta

Posicionament d’organitzacions i moviments socials sobre la proposta de reforma del delicte de desordres públics: genera greus afectacions al dret a la protesta.

Davant la proposició de llei orgànica de reforma del Codi Penal presentada al Congrés
dels Diputats, les organitzacions sota signants manifestem el nostre desacord amb la
proposta relativa a la modificació del delicte de desordres públics del Codi Penal.

La derogació del delicte de sedició s’ha de celebrar. Tot i ser un delicte en desús, va ser utilitzat per condemnar els presos polítics al 2019. Si bé celebrem la proposta de derogació del delicte de sedició, valorem que l’actual proposta de reforma genera greus afectacions i limitacions al lliure exercici del dret a la protesta i que si tira endavant constitueix una nova agressió als drets fonamentals de la ciutadania i un retrocés en termes de democràcia.

  1. La proposició de llei comporta aspectes negatius que poden vulnerar l’exercici del dret a la protesta. Es deroga la sedició però s’incorpora un tipus agreujat de desordres públics que, amb una nova terminologia, persegueix algunes de les actuacions que perseguia la sedició.
  2. Aquest tipus agreujat de desordres públics incorpora diversos conceptes genèrics, subjectius i indeterminats que permeten criminalitzar un gran nombre d’accions, adscrites dins del dret a la protesta, i això pot comportar penes elevades i fins i tot presó.
  3. Al Codi Penal actual, perquè una conducta pugui ser considerada desordre públic exigeix un acte de violència contra les persones o les coses, o bé una amenaça de violència. La proposta de reforma planteja que els desordres públics també es poden cometre per “intimidació”, concepte que comportaria més arbitrarietat, subjectivitat i previsiblement una major incriminació, ja que aquesta redacció permet criminalitzar moltes actuacions del dret a la protesta, freqüents a la nostra societat i que són necessàries per visualitzar el rebuig o el malestar social.
  4. Així mateix, s’introdueix com a delicte la invasió o ocupació de locals o espais públics o privats explícitament sense violència ni intimidació amb penes de fins a 6 anys de presó o 12 mesos de multa. Una vegada més, es criminalitza de manera clara una expressió del
    dret a la protesta pacífica.
  5. La proposta agreuja el tipus bàsic si els fets (incloent per tant una protesta amb intimidació però no violència) són duts a terme per una “multitud el nombre, organització i propòsit de la qual siguin idonis per afectar l’ordre públic”, per tant s’obre el ventall per criminalitzar actuacions d’organitzacions que podrien haver posat en perill l’ordre públic sense que calgui que hagi passat efectivament.
  6. El dret a la protesta és el dret dels drets, un mecanisme efectiu de participació ciutadana en assumptes públics que permet impulsar transformacions socials i polítiques significatives, així com establir un diàleg entre la ciutadania i el poder representatiu. Si bé el dret a la protesta no està codificat com a tal a la normativa internacional, és un concepte que integra un grup de drets fonamentals: el dret a la reunió pacífica, la llibertat d’expressió, la llibertat d’associació i la llibertat d’informació. A l’Estat espanyol, la normativa estatal reconeix el dret de reunió i manifestació com a drets fonamentals (article 21 de la Constitució Espanyola); ambdós permeten la protecció harmònica i conjunta del dret a la protesta social. De la mateixa manera, la normativa europea -a través del Tribunal Europeu de Drets Humans i el Conveni Europeu de Drets Humans- reafirma el ”dret a la reunió i manifestació com un dret fonamental de qualsevol societat democràtica” i destaca que no es poden interpretar de manera restrictiva. D’acord amb l’anterior, recordem que aquests drets són individuals (no col·lectius) i que cada una de les participants es reconeix de manera individual, pel simple fet de ser persones.

Des del 2015, la reforma del Codi Penal (Llei Orgànica 2/2015, 30 de març) i l’aprovació i vigència de la Llei de Seguretat Ciutadana -popularment coneguda com a Llei Mordassa (actualment en tràmit de reforma), s’han consolidat com una resposta repressiva davant de l’auge de la mobilització social als nostres carrers, també com a resposta contra el dret a l’autodeterminació. Fa anys que l’acció col·lectiva i organitzada s’ha vist repetidament perseguida, reprimida i criminalitzada.

Davant l’actual tramitació de la proposició, exigim que el Codi Penal s’adeqüi amb els estàndards internacionals de drets humans.

Demanem que durant el tràmit parlamentari es modifiqui el delicte de desordres públics per garantir que els elements que suposen una clara vulneració de drets es corregeixin amb l’objectiu de protegir el lliure exercici del dret a la protesta, un dret fonamental de la ciutadania.

Organitzacions impulsores:

  1. Alerta Solidària
  2. Aliança de Marees i Moviments Socials
  3. Arran
  4. Calala – Fondo de Mujeres
  5. CGT Catalunya
  6. CONFAVC
  7. Contracorrent i Corrent Revolucionària de Treballadors (CRT)
  8. Coordinadora Movimientos Sociales y Sindicales de Cataluña
  9. Coordinadora Obrera Sindical
  10. Ecologistes en Acció Catalunya
  11. Elite Taxi
  12. End Fossil Barcelona
  13. Endavant-OSAN
  14. Front Comú Contra la Repressió
  15. Intersindical Alternativa de Catalunya – IAC
  16. Irídia – Centre per la defensa dels drets humans
  17. La Intersindical (CSC)
  18. Lluita Internacionalista
  19. Marea Blanca Catalunya
  20. Marea Pensionista
  21. Minyons Escoltes i Guies de Catalunya
  22. Novact
  23. Òmnium Cultural
  24. Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)
  25. PAH Barcelona
  26. Pirates de Catalunya
  27. Plataforma 3 d’octubre
  28. Plataforma Antirepressiva de Barcelona
  29. Plataforma per la Pau – OTAN NO
  30. Procés Constituent
  31. Constituents per la República
  32. Rebel·lió o Extinció
  33. Sectorial de Persones Represaliades de l’ANC
  34. Sindicat de Llogateres
  35. Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC)
  36. Tanquem els CIES
  37. Unió de Pagesos de Catalunya
  38. Xarxa Antirepressió de Familiars de Detingudes
  39. Xarxa d’Habitatge de l’Esquerra de l’Eixampe (XHEE)
  40. Xarxa per la Justícia Climàtica
PorPAH_Bcn

El Gobierno de coalición repite el código de buenas prácticas con la banca que aprobó el PP

A falta de conocer el texto definitivo que salga del Consejo de Ministros, desde la PAH consideramos que el acuerdo anunciado no implica ninguna obligación real para la banca

Hoy hemos conocido el anuncio del Gobierno de un “principio de acuerdo” con la banca para, supuestamente, paliar la situación de miles de familias que ahora tienen problemas para pagar su hipoteca debido a la subida del euríbor en los últimos meses y por la situación de inflación generalizada. El acuerdo, anunciado por la ministra Nadia Calviño esta mañana, incluye medidas para rentas inferiores a 29.400€, que implican reestructuraciones, daciones en pago, carencias y traspasos a hipotecas de tipo fijo, etc.

Nuestra valoración -inicial- es la siguiente: en primer lugar, nos parece un fraude que el gobierno anuncie estas medidas a bombo y platillo cuando ni tan siquiera ha conseguido que la banca lo suscriba completamente. Esto nos recuerda al Código de Buenas Prácticas que el gobierno del Partido Popular firmó con la banca en 2012 para, supuestamente, «parar los desahucios» pero, como es bien sabido, los desahucios continúan hoy en día en un año 2022 que, a pesar del llamado «escudo social» del gobierno en vigor, se encamina a superar al 2021 con 10.816 nuevos desahucios registrados en el 2º trimestre. Por mucho que la ministra Calviño dé ultimátums a la banca para que lo suscriban, los bancos tienen total libertad para aplicar el acuerdo, por lo que entendemos que la ministra realmente no ha sido capaz de obligar a la banca a absolutamente nada, igual que el Partido Popular en su momento.

A falta de conocer el texto definitivo del acuerdo –que en cuanto lo tengamos haremos la valoración correspondiente-, todas las medidas que vemos recogidas en el anuncio son medidas ya conocidas por quienes llevamos años luchando contra los desahucios. Entramos al detalle partiendo de lo que conocemos:

Por un lado, hablemos de los supuestos de las familias beneficias: aquellas consideradas vulnerables, es decir, aquellas que ingresan menos de 25.200€ anuales (unos 1.500€ mensuales), y que dediquen más del 50% de sus ingresos a pagar la hipoteca. En este caso partimos de un supuesto que es irreal, puesto que difícilmente una familia podrá mantenerse con tan solo 750€ al mes para pagar suministros, alimentos y otros bienes básicos cuyo precio ahora está disparado por la inflación. Por otra parte, ¿qué pasa con aquellas familias que dedican un 45%? Que quedan totalmente desprotegidas a pesar de sufrir una sobrecarga en sus ingresos -recordemos que la ONU recomienda que el gasto en vivienda y suministros no debe superar el 30% de los ingresos. Respecto al segundo tramo, el de aquellos hogares con unos ingresos de 29.400 euros anuales, con hipotecas que se hayan firmado hasta el 31 de diciembre de 2022 y cuya carga hipotecaria sea superior al 30% de su renta y, además, hayan tenido un aumento del 20% su gasto en la hipoteca. Si bien este tramo puede ser más realista que el anterior, las medidas propuestas para este colectivo se resumen principalmente en aumentar y/o su deuda; no implica ningún alivio real para sus economías.

En general, nada ha cambiado: todo se resume en refinanciar la vivienda (con carencias, alargamiento de plazos, reestructuración de deuda, una dación en pago sin especificar, etc.) y endeudar todavía más a las familias, que en un futuro puede que se encuentren en la misma o peor situación que la actual. De la banca no podemos esperar ningún tipo de compasión ni buena voluntad: su negocio consiste en lucrarse a costa de nuestras necesidades básicas, como la vivienda. Es por ello que no confiamos en que la banca renegocie estas medidas sin ninguna contraprestación; no puede ser que el gobierno se dedique a anunciar paquetes de medidas presuntamente «beneficiosas» pero consensuadas solo con una de las partes interesadas.

No podemos dejar de recordar, además, que los gobiernos desde 2011 impusieron recortes a pensiones, salarios y servicios públicos, así como a los derechos sociales. Estos recortes no se han revertido y todos se siguen arrastrando. En agradecimiento, la banca continuó desahuciando desaforadamente, vendiendo lotes de casas embargadas a precios irrisorios a fondos buitre, y librándose de otras (los llamados «activos tóxicos») mediante el invento que nos «iba a salir gratis»: la Sareb. Por cierto, que el Gobierno sigue sin querer recuperar el préstamo de más de 66.000 millones de euros que costó el rescate bancario y que salió de nuestros bolsillos.

Por último, desde la PAH tenemos claro que las medidas anunciadas hoy por el Partido Socialista son un brindis al sol: si el gobierno no quiere dejar a nadie atrás tiene que impulsar medidas estructurales para abordar el problema del acceso a la vivienda. La oportunidad está ahí: la Ley de Derecho a la Vivienda sigue atascada en el trámite parlamentario porque precisamente el PSOE se niega a aprobar medidas de gran impacto en favor de la ciudadanía, como el alquiler social obligatorio para banca y fondos buitre, la suspensión de los desahucios sin alternativa habitacional y el control efectivo de los alquileres. Por todo ello, instamos a todas las familias que tengan problemas para pagar su hipoteca que se acerquen a nuestras asambleas, puesto que somos la única garantía que tienen de conseguir solucionar sus problemas sin tener que endeudarse -todavía más- en el futuro.

PorPAH_Bcn

Victorias PAH: De estar ocupando una vivienda en precario a un alquiler social con la Administración

¡Otra nueva victoria de la asamblea de PAH BCN esta semana! ¡Después de 5 años de lucha, Wendy ha pasado de estar ocupando una vivienda en precario a conseguir un alquiler social de 7 años seguro y estable! Os explicamos su historia.

Wendy llegó a la PAH de Barcelona porque había sido expulsada de su hogar −donde vivía de alquiler− y tuvo que ocupar una vivienda porque estando sola, sin empleo y con tres hijos a cargo le era imposible acceder a un alquiler a precio de mercado. Wendy, al ser consciente de la precariedad y la criminalización que implica estar en esta situación se acercó a la PAH para conocer qué es lo que querían decir las activistas cuando gritaban, en desahucios y manifestaciones, que “la vivienda es un derecho”. Al poco de llegar a la asamblea le llegó la carta del banco Abanca −una de las muchas entidades que acapararon viviendas en este país y que se benfició del rescate pagado con dinero público−, le puso una denuncia por lo penal por usurpación y una demanda de desahucio. 

Wendy no estaba dispuesta a volver a vivir la pesadilla de 2017, así que se empoderó y luchó: participó en manifestaciones, empapeló oficinas, ocupó sedes, envió cientos y cientos de correos y burofax… parecía que no tenía alternativa, así que desde la PAH probaron con otra estrategia: que la Administración, en concreto la Generalitat de Catalunya, ejerciera el derecho de tanteo y retracto reconocido por la Ley 18/2007, del derecho a la vivienda y comprara la vivienda de Wendy antes de que Abanca se la vendiera a un fondo buitre, como han hecho todos los bancos estos últimos años. 

¡Y funcionó! Aunque ello no estuviera exento de problemas, como la maratón burocrática a la que la sometieron antes de concederle un alquiler social y que se agravó especialmente durante la pandemia. A pesar de todo, la perseverancia de Wendy al quedarse en su casa y el apoyo de la asamblea de PAH Barcelona han triunfado: este viernes, con la sonrisa en la cara, firmó los papeles y ahora tiene por delante 7 años de contrato y pagando una renta de acuerdo a sus ingresos. 

Esta nueva victoria nos demuestra que la perseverancia de las afectadas y la sabiduría colectiva son herramientas útiles para luchar por nuestro derecho a la vivienda. Como dice la propia Wendy: “Estoy muy agradecida a la PAH por todo lo que me ha enseñado, que ha sido mucho, que básicamente es que soy una ciudadana con derechos y me ha empoderado para luchar por ellos. No nos cansaremos de repetirlo: ¡sí se puede!

Si tienes problemas con tu hipoteca o tu alquiler, ¡ven a la PAH! En Barcelona nos reunimos todos los lunes a las 17:30h en nuestro local (C/Leiva, 44 bis). Si vives fuera de Barcelona, busca en la lista de PAH Catalanas tu asamblea más próxima. ¡Te ayudamos a empoderarte y a garantizar tu derecho a una vivienda digna!

PorPAH_Bcn

El próximo 21 de mayo salimos a la calle por el derecho a la vivienda

MANIFIESTO – ¡La vivienda es un derecho, no un negocio! #AixíNoPodemViure

La vivienda es un derecho, no un negocio. ¡Con estos precios no podemos vivir!

La vivienda se ha convertido en un lujo. Tener trabajo ya no es garantía de vivir dignamente. Desde hace décadas, el precio de la vida se ha ido encareciendo para beneficiar a unos pocos. La causa principal la encontramos en la sucesión de crisis económicas y sociales provocadas por el sistema capitalista, y en las leyes que benefician a los especuladores. La burbuja hipotecaria y la posterior burbuja del alquiler han inflado los precios de la vivienda como nunca antes había pasado, asfixiando cada vez más a la gente y elevando la vergonzosa cifra de desahucios a los 2 millones. Más recientemente, la crisis derivada de la covid-19 ha bajado aún más nuestros ingresos, mientras la crisis energética se ha instalado de forma permanente. Actualmente estamos inmersas en una crisis de encarecimiento generalizado del coste de la vida sin precedentes.

El aumento del coste de la energía, de otros muchos productos básicos o la repercusión que la inflación (IPC) está teniendo sobre las rentas inmobiliarias está empeorando aún más las condiciones de vida.

¡Ya está bien! Ante el encarecimiento insoportable del coste de la vida, hacemos un llamamiento a organizarnos y luchar contra esta estafa generalizada. Debemos organizarnos y avanzar hacia la desmercantilización de la vivienda y la energía. Si acabamos con el rentismo de unos pocos, lograremos una vida digna para todas.

Exigimos a los gobiernos y nos comprometemos a luchar por:

  • ACABAR CON LOS DESAHUCIOS y EXPROPIAR LOS PISOS DE BANCOS Y FONDOS BUITRE:
    Después de casi 2 millones de desahucios en los últimos 10 años, no podemos
    permitir ni uno más: no puede haber gente sin casa, mientras hay casas sin gente.
    Es necesario recuperar la función social de la vivienda, hoy secuestrada por bancos,
    fondos buitre y grandes propietarios, que se han beneficiado durante décadas de una
    política fiscal favorable y del rescate bancario. Es necesario garantizar un parque de vivienda
    de alquiler público y social. No hay falta de oferta de vivienda: nos quieren vender el discurso
    de la escasez para seguir subiendo los precios y destruyendo el territorio a base de pelotazos.

 

  • PINCHAR LA BURBUJA DEL ALQUILER: Reclamamos la reinstauración de la ley de regulación
    de precios de alquiler, que prohibía las subidas de precios del alquiler y obligaba a las bajadas.
    Reclamamos que el nuevo Proyecto de Ley de Vivienda Estatal plantee una bajada de alquiler
    con aplicación inmediata. Queremos la misma estabilidad en el alquiler que en el puesto de trabajo:
    unos contratos indefinidos y estables, que se renueven de forma automática.

 

  • DEMOCRATIZAR LA ENERGÍA y GARANTIZAR EL PAN: Ya basta de enriquecer a los oligopolios
    energéticos mientras las personas trabajadoras vivimos cada vez más asfixiadas. Es necesario prohibir
    los cortes de suministros a quien no puede pagar la factura, pero también hay que nacionalizar las
    empresas energéticas y elaborar un plan de transición energética democrática que suponga una
    solución permanente al agotamiento de recursos y la dependencia de oligopolios nacionales e
    internacionales. Democratizar la energía es imprescindible para bajar los precios de los bienes de
    primera necesidad.

 

  • GARANTIZAR LOS SALARIOS: No podemos permitir ningún retroceso más de los salarios de nadie: tanto
    de las que trabajan, como de las que no pueden. Es necesario garantizar los salarios mínimos en consonancia
    con el coste de la vida y proteger los derechos de todas las trabajadoras.

 

  • ACABAR CON LA REPRESIÓN: Hay que acabar con la judicialización y persecución de la
    disidencia política, y derogar la ley mordaza. Actualmente, solo el movimiento por la vivienda
    ya acumula más de 400.000€ en multas durante los últimos tres años, por parar desahucios,
    por ejercer una obligación moral: defender los hogares de la gente y el derecho a una vida digna. Por todo ello,
    hacemos un llamamiento a salir a la calle el próximo SÁBADO 21 DE MAYO A LAS 18H EN PLAÇA UNIVERSITAT.
PorPAH_Bcn

Resumen fiesta 13 años PAH y conquista de la ley antidesahucios catalana

El pasado sábado celebramos juntas los 13 años de la PAH y la nueva conquista de la ciudadanía a nivel catalán: la  #NovaLleiStopDesnonaments

Os queremos dejar algunas fotos de recuerdo y sobre todo agradecer a todas por hacer posible este día, ¡que celebramos por todo lo alto! Con comida popular, bingo, conciertos… ¡y sobre todo, con vuestra compañía!

¡Gracias por hacer del sábado un día especial! Nos vemos en las calles y en las asambleas.